Vuelve el riesgo sureño a las Bolsas, la deuda y el euro

 

El Ibex 35 de la Bolsa española ha cerrado la sesión con una caída del 0,63% que le lleva a los 9.764 puntos. Parecía una etapa ya superada, pero ha vuelto al Viejo Continente el riesgo de los países del Sur, los que en plena crisis del euro se calificaron despectivamente de PIGS.

Esta vez el castigo viene desde Italia y España, ambos con una complicada situación política que ha disparado sus primas de riesgo que en el caso español se eleva ya hasta los 117 puntos básicos y que supera los 200 en el país alpino. El bund alemán vuelve a convertirse en refugio y recibe el dinero que escapa de la deuda sureño provocando una caída de su rentabilidad y un alza de su precio. El bono alemán se coloca en el 0,345% de rentabilidad frente al 1,5 del mercado español.

Es el esquema repetido de lo que ocurrió con la crisis del euro, aunque los analistas esperan que éste sea mucho más pasajero que aquellos días de angustia y amenaza del euro. La divisa europea cotiza a 1,1623 dólares, muy lejos de los 1,25 en los que se movía hace unos meses. Invertir ahora en dólares es una gran apuesta: tipos más altos y fortalecimiento de su moneda.

En el caso de Italia se habla de próximas elecciones si no se da el visto bueno al nuevo gabinete propuesto por el presidente de la República y en España, habrá moción de censura al final de esta misma semana. Situaciones poco deseables para el dinero en las que son la tercera y la cuarta economía de Europa.

Aunque el Ibex se inició con alza, intentando rebotar después de una pérdida semanal del 2,38%, la debilidad llegó a las pocas horas y las caídas llegaron a ser más grandes que las del cierre. Los mayores descensos son para Técnicas Reunidas, Bankinter y Banco Santander que superan el 2% con BBVA y Telefónica perdiendo más del 1%.

En las alzas, destacan Meliá, Amadeus y Grifols y entre los bancos se cuela Sabadell entre los que consiguen subir. El petróleo baja hasta los 75,31 dólares en una sesión sin muchas referencias y con los mercados de Estados Unidos y Londres cerrados por diferentes celebraciones.