Tipos del 60% (Argentina), 24% (Turquía): ¿Para qué sirven?

Luis Aparicio

Ayer el Banco Central de Turquía subía los tipos de interés al 24% desde el 17,5% anterior. En total 675 puntos básicos de un golpe que sentaron bien a las finanzas turcas y a valores como el BBVA, propietario del banco turco Guaranti.

En el otro extremo del mundo, en Argentina, el pasado 30 de agosto los tipos de interés subían del 45% al 60%. ¿Qué pretenden estas economías con unos tipos tan altos que pagan sus bancos centrales? La respuesta es sencilla: evitar una mayor depreciación de sus monedas, la lira turca y el peso argentino.

Fijar tipos de interés tan elevados en el mercado interbancario atrae a los capitales especulativos que están dispuestos a asumir el riesgo de depreciación de la divisa si esta posibilidad se ve compensada con un elevado precio del dinero. De esta forma, los inversores internacionales más dispuestos a asumir riesgos compran liras o pesos para acceder a ese 24% o al 60% y en esa operación fortalecen su divisa frente a la del comprador internacional (normalmente dólares o euros).

Aunque ahora, después de casi dos lustros de euro en España, esta operativa se antoje extraña, en nuestro país los altos tipos de interés de la peseta obedecían a esta ecuación. Alta inflación con posterior devaluación de la peseta que solo podía ser compensada con unos tipos de interés más elevados.

El inversor internacional -grandes fondos, bancos de inversión- tiene suficiente liquidez para apostar parte de su cartera (normalmente un porcentaje muy bajo) en estos mercados pero debe hacerlo con esas primas tan altas con el fin de que le equilibre la caída de la divisa local.

Un mundo de tipos bajos

Pero estos elevadísimos costes del dinero son, hoy por hoy, una excepción en el mundo según los datos de globalrates. Vivimos tiempos de tasas muy bajas como consecuencia de las políticas laxas de los bancos centrales encaminadas a empujar la economía. Una respuesta a la crisis iniciada con la caída de Lheman Brothers de la que hoy se cumplen 10 años.

Japón, desde 2016, y Suecia y Suiza tienen tipos negativos, lo que supone pagar dinero por recibir préstamos de los bancos centrales. En la eurozona están al 0% (ayer Draghi mantuvo este nivel) y en Dinamarcia es de tan solo el 0,05%. Destaca Gran Bretaña con tipos de solo el 0,75% que en este contexto parecen casi abultados.

Estados Unidos es la economía desarrollada con tipos de interés más elevados tras fijarlos la Reserva Federal en el 2% y hay que irse hasta Asia o Lationamérica para encontrar tasas más elevadas. México ofrece a los inversores el 7,75%, y luego le sigue Rusia con el 7,25%. El Banco Central de China marca a sus bancos un tipo de referencia del 4,35%.

TIPOS DE INTERÉS EN EL MUNDO

País o región Tipo en % Tipo anterior en %
Europa 0,000 0,050
Dimamarca 0,050 0,200
Israel 0,100 0,250
Japón -0,100 0,000
Noruega 0,500 0,750
Suecia -0,500 -0,350
Gran Bretaña 0,750 0,500
Suiza -0,750 -0,500
Hungría 0,900 1,050
República Checa 1,250 1,000
Australia 1,500 1,750
Canadá 1,500 1,250
Polonia 1,500 2,000
Corea del Sur 1,500 1,250
Nueva Zelanda 1,750 2,000
Estados Unidos 2,000 1,750
Chile 2,500 2,750
Argentina 60 45
Arabia Saudita 2,500 2,250
Turquía 24,000  17,750 
China 4,350 4,600
Brasil 6,500 6,750
India 6,500 6,250
Indonesia 6,500 6,750
Sudáfrica 6,500 6,750
Rusia 7,250 7,500
México 7,750 7,500