Telefónica: los problemas pueden venir del rating de su deuda, no de la Bolsa

Luis Aparicio

La operadora Telefónica está en el punto de mira de los inversores tras marcar mínimos de más de una década en su cotización que se mueve hoy en los 6,638 euros (0,08%) e indecisa sobre subir o bajar.

Un castigo en Bolsa que le ha llevado al sexto puesto por valor bursátil en una compañía acostumbrada a liderar durante muchos años la capitalización de los gigantes de la Bolsa española. Actualmente, podría comprarse Telefónica por unos 34.400 millones de euros. Su deuda financiera supera los 42.000 millones de euros, claramente superior a lo que vale. Un dato preocupante.

No hay que preocuparse, la Bolsa lo aguanta todo y para eso está. Este septiembre de rebaja de precio objetivo de la acción, se habla de un programa de choque de su presidente José María Álvarez-Pallete con la celebración de un “Día del Inversor” que frene la desconfianza de los analistas.

También se ha publicado la exigencia de uno de sus grandes accionistas, BBVA, para fijar un plan de choque que ponga fin al descalabro de la acción y conseguir así que su participación no se deprecie y precise de mayores consumos de capital.

Los bajos precios objetivos que están publicando firmas de inversión como Goldman Sachs o JP Morgan si se circunscriben al ámbito de lo bursátil no resultan más que anécdotas negativas.

La Bolsa está para aguantar estas cosas sin ningún problema. El precio de la acción baja, los inversores pierden (otros se ponen cortos y ganan) el dividendo se mantiene, se aumenta o se reduce… y aquí paz y después gloria. La acción de Telefónica es un escaparate, pero nada más. Indica una valoración del mercado sobre la compañía, la habilidad de sus gestores y también sobre el conjunto del sector de telecomunicaciones que no se encuentra en un gran momento. Tal vez, la mejor coartada actual para la defensa de sus actuales gestores en Telefónica.

Pero la cuestión cambia profundamente con los pagarés, bonos y obligaciones por valor superior a los 42.000 millones de euros que tiene Telefónica en los mercados. Un dato preocupante es que esos grandes bancos de inversión (Goldman o JP Morgan), intervinientes activos en estos mercados como colocadores o negociadores al rebajar el precio objetivo están dando haciendo también un cuestionamiento de su deuda.

Tienen clientes que compran esa deuda, ellos mismos lo hacen y sería incongruente una valoración positiva de adquisición de esos bonos y obligaciones, a no ser que solo hubiera motivos especulativos de corto plazo.

La verdadera preocupación de Telefónica no está en la Bolsa sino en el comportamiento de la deuda en los mercados financieros. Los caminos de la deuda, como los de la acción, no han sido positivos en términos de solvencia. Estamos en un momento de sobrealimentación de los mercados de deuda gracias a las inyecciones del Banco Central Europeo (BCE) que se reducirán a los 15.000 millones en el último trimestre de este año y desaparecerán en enero de 2019.

La agencia de calificación crediticia Moody´s rebajó al final de 2016 la calificación crediticia (rating) de la operadora a Baa3 que según explica Telefónica en su web significa (Grado de inversión. Los Bonos y emisiones preferentes con esta calificación se consideran emisiones de calidad crediticia media, sujetos a moderado riesgo de crédito y que pueden presentan ciertas características especulativas.)

Moody´s argumentó que bajaba su solvencia porque no creía que la operadora reduciría lo suficiente su deuda tras revisar su estrategia. Ese mismo argumento lo expuso la firma calificadora hace solo un año (septiembre de 2017) cuando la Comisión Europea bloqueó la venta de su filial en Reino Unido O2.

La capacidad de reducir la deuda de Telefónica es clave en el mantenimiento de su solvencia crediticia que ya se encuentra en nivel medio-bajo. La crisis de los emergentes, sus problemas de modelo pueden cuestionar este objetivo. Y una rebaja de su nota de solvencia crediticia llevaría a una espiral de refinanciaciones más costosas con menos fondos para poner la deuda en su sitio.

CALIFICACIÓN CREDITICIA DE TELEFÓNICA

Largo Plazo Corto Plazo Perspectiva Fecha última revisión  
Moody’s  Baa3 P-3 Estable 07/11/2016
Fitch  BBB F-3 Estable 05/09/2016
S&P  BBB A-2 Estable 17/05/2016