La crisis, en el bolsillo: sólo el 15% de los fondos europeos de deuda gana en el año

Luis Aparicio

Invertir en deuda europea se está convirtiendo en un mal negocio este año. A la baja rentabilidad de estos activos se suman unos márgenes estrechos de revalorización con los tipos en mínimos y, como guinda, la crisis de deuda de Italia, con su contagio a los países del Sur de Europa.

De los 163 fondos de Morningstar categorizados en la deuda pública europea, tan solo 24 de ellos logran revalorizaciones en estos casi cinco meses del año, lo que supone el 14,7% del total de estos canalizadores de ahorro. La crisis de la deuda pública en Europa que vivimos estos días no solo tendrá coste para las empresas por el encarecimiento de su deuda si la situación se prolonga sino también para los inversores que han depositado su dinero en estos fondos de inversión.

El fondo más destacado es el Pictect-EUR que acumula una revalorización del 3,03%, aunque se trata de una rara avis ya que los dos siguientes, el Generali Investment y el BlueBay se conforman con subidas del 2,35% y 1,89% respectivamente. Tan solo otro fondo de BlueBay logra superar el 1% de rentabilidad (ver cuadro adjunto).

El mejor español es el Bankia Gobiernos Euro Largo plazo cuya rentabilidad es del 0%, y le siguen el Caixabank Fondtesoro Largo Plazo Premium con una pérdida del 0,06% y el BBVA Bonos Euskofondo con -0,10%, evoluciones que, pese a todos, les situa entre los mejores de esta categoría.

CapitalaWork Foyer Umbrella es el peor de la categoría ya que se deja el 5% en el año, seguido del DPAM Bonds L con una evolución negativa del 3,14 y por Bankia Gobiernos Euro Largo Plazo Universal que pierde estos primeros meses del año el 3,08%.

La situación de estos fondos se ha agravado en los últimos, aunque ya ofrecían escasas perspectivas de revalorización dado el poco margen de mejora con las rentabilidades tan bajas y la subida de tipos de Estados Unidos donde su referencia a 10 años se ha situado por encima del 3% y supone un aviso a navegantes sobre la tendencia de la financiación a esos plazos.

El bono a 10 años italiano está ahora también por encima del 3% y el español se coloca en el 1,6%, cuando a comienzos de abril estaba en el 1,16%. Ese recorrido de medio punto en la rentabilidad se traduce en la caída del bono que finalmente recogen los activos que tienen en cartera la cartera de fondos. Los únicos bonos que se han beneficiado con esta crisis fruto de la inestabilidad política en Italia y de la posibilidad de unas próximas elecciones en julio es el alemán que a principios de abril tenía una rentabilidad del 0,52% y actualmente ésta se sitúa en el 0,347%.