Santander gana un 13% más a 5.742 millones con Brasil liderando

Banco Santander obtuvo un beneficio atribuido en los nueve primeros meses del año de 5.742 millones de euros, un 13% más que en el mismo periodo del año anterior (un 28% más en euros constantes), informa la entidad.

El crecimiento de los ingresos en varios mercados, como Brasil, España, México y Portugal, y la mejora en la calidad del crédito compensaron sobradamente el impacto de las depreciaciones de algunas divisas, como el peso argentino, respecto al euro. El beneficio antes de impuestos subió un 23% con respecto al mismo periodo del año anterior en euros constantes, hasta 11.230 millones, con un crecimiento del beneficio ordinario en ocho de los 10 principales mercados.

En el tercer trimestre estanco, el beneficio atribuido fue de 1.990 millones de euros, un 36% más que en el mismo trimestre de 2017. En ese periodo del año pasado se registraron 515 millones de euros de cargos extraordinarios, de los que 300 millones fueron con motivo de la integración del Popular. El beneficio antes de impuestos del tercer trimestre de 2018 aumentó un 17% en euros constantes respecto al mismo periodo de 2017. Los ingresos aumentaron un 9% en euros constantes en los primeros nueve meses, hasta 35.882 millones de euros, mientras que el crédito y los recursos de clientes crecieron un 3% y un 4%, respectivamente, en euros constantes.

El número de clientes vinculados, aquellos que consideran Santander su banco principal, aumentó un 19%, hasta 19,6 millones. La inversión constante en transformación comercial y digitalización hizo que el crecimiento de los costes operativos fuera del 8% en euros constantes. Sin embargo, la ratio de eficiencia de Santander se mantiene en 46,9%, una de las mejores entre sus competidores, que tienen una media superior al 65%. El número de clientes que hacen uso de servicios digitales aumentó un 24% en los últimos doce meses, hasta 29,9 millones, gracias a que las inversiones en tecnología han permitido un crecimiento en la utilización de estos servicios.

La calidad del crédito siguió mejorando y la tasa de mora del Grupo se redujo en 37 puntos básicos en el último año, hasta el 3,87%. El coste del crédito, un buen indicador de la calidad del crédito, cayó al 0,98%, 14 puntos básicos menos que un año antes y el menor nivel desde 2008. La presencia equilibrada de Banco Santander en mercados maduros y emergentes sigue siendo una de las principales fortalezas de la entidad. En los nueve primeros meses del año, América contribuyó el 48% al resultado del Grupo y Europa, el 52%.

Brasil fue el país que más aportó a los resultados, con el 26%, seguido de España, con el 17%, y Reino Unido, con el 14% del total del beneficio ordinario. La cartera crediticia también está bien diversificada en términos de segmentos de negocio y geografías.

La perspectiva económica sigue siendo positiva en nuestros principales mercados y esperamos que el Grupo se beneficie a medio plazo de un mejor entorno de tipos de interés y de la recuperación en Latinoamérica. Santander generó 31 puntos básicos de capital en el tercer trimestre, con lo que la ratio CET1 fully loaded se situó en el 11,11% a septiembre de 2018 (aplicando la disposición transitoria de la normativa NIIF 9 o IFRS 9 en inglés), en línea con su objetivo para el cierre de año.

Esta ratio no incluye el impacto positivo estimado de nueve puntos básicos por la venta de WiZink, que previsiblemente se registrará en las próximas semanas, ni el impacto por la aplicación íntegra de la norma NIIF9 (-27 puntos básicos), para la que existe un calendario transitorio de cinco años antes de que entre en vigor en su totalidad en 2022. En los últimos doce meses, la rentabilidad sobre el capital tangible (RoTE), una ratio clave de rentabilidad, ha aumentado 70 puntos básicos, hasta el 11,7%, mientras que el RoTE ordinario aumentó 34 puntos básicos, hasta 12,1%, entre los mejores del sector.

El valor tangible neto por acción aumentó en el tercer trimestre un 1,5% respecto al segundo trimestre y cayó cuatro céntimos respecto a septiembre de 2017, hasta 4,16 euros (+5% si excluimos el impacto de tipo de cambio y de la aplicación de la norma NIIF 9). El beneficio por acción (BPA) aumentó un 5%, hasta 0,331 euros, en los primeros nueve meses de 2018, mientras que el BPA ordinario se mantuvo estable en 0,349 euros. Santander mantiene su objetivo de aumentar el BPA a doble dígito en 2018.

En la junta de accionistas del pasado 23 de marzo, el banco anunció su intención de aumentar un 4,5% el dividendo con cargo a los resultados de 2018, hasta 23 céntimos, sujeto a la aprobación del consejo de administración y de la junta general de accionistas.