Repsol lidera la caída del Ibex tras la salida de Caixabank

La petrolera Repsol lidera las caídas del Ibex 35 con una pérdida del 2,64% hasta los 16,444 euros por título, tras el anuncio de Caixabank de vender el 9,16% del capital de la petrolera que aún posee. Esta venta se produce, no obstante, en un buen momento para la petrolera que acumula una ganancia anual del 19,6%.

Además, las expectativas son positivas sobre el valor con un alza del petróleo a lo largo del año. El crudo Brent cotiza esta mañana a 78,96 dólares, después de venir de niveles de 50 dólares a comienzos de año.

Por su parte, Caixabank  registra una caída del 1,65% hasta los 4,101 euros por título tras apuntarse con la venta una pérdida extraordinario de unos 450 millones de euros. Con esta venta se abre la incógnita sobre la presencia de La Caixa en Telefónica que en este mes de agosto alcanzaba el 5,17%.

De acuerdo con el comunicado emitido ayer por Caixabank, el Consejo de Administración del banco ha acordado vender su participación accionarial del 9,36% en Repsol. Los consejeros dominicales de CaixaBank en el Consejo de Administración de Repsol, Jordi Gual, presidente de CaixaBank, y Gonzalo Gortázar, consejero delegado, han presentado su renuncia al cargo.

El proceso de venta se articulará, por un lado, mediante la liquidación anticipada de los dos contratos de permuta de renta variable existentes (equity swap) representativos del 4,61% de la participación de CaixaBank en Repsol. Y, por otro, se empezará inmediatamente un programa de ventas para la posición restante en Repsol del 4,75%, con el objetivo de finalizarlo antes del cierre del primer trimestre de 2019. Las ventas se limitarán diariamente a un máximo del 15% del volumen negociado en el día.

Esta participación del 4,75% en Repsol pasa a contabilizarse como “Activos financieros a valor razonable con cambios en otro resultado global”. Por lo tanto, tras la entrada en vigor de la normativa IFRS9 y de acuerdo con la política contable del Grupo, las oscilaciones en la cotización de las inversiones financieras registradas bajo este epígrafe, serán registradas en patrimonio (Otro Resultado Global) y no tendrán efecto en la cuenta de resultados.

Se estima que este programa de ventas de la participación en Repsol resultará en una pérdida extraordinaria neta de, aproximadamente, 450 millones de euros en la cuenta de resultados del tercer trimestre de 2018 y, una vez concluido el proceso de venta, en un impacto prácticamente neutral en la ratio Common Equity Tier 1 (CET1) fully loaded.

Además, se reitera el actual objetivo de retorno sobre capital tangible (“RoTE”) para CaixaBank del 9-11% para el año 2018. Esta operación se enmarca en los objetivos del Plan Estratégico 2015-2018 de la entidad, entre los que se incluía reducir el peso del consumo de capital de la cartera de participadas, que al cierre de 2014 alcanzaba el 16%. Al finalizar el segundo trimestre de 2018, el capital asignado a las participadas se sitúa en torno al 5%, tras completar distintas operaciones en este periodo, especialmente las ventas de las participaciones en The Bank of East Asia y Grupo Financiero Inbursa, y la toma de control en BPI.