Renta 4 apuesta por Brasil en su fondo de Latinoamérica

 PIB POR PAÍSES

 

Los gestores de fondos de Renta 4 Celso Otero y Alejandro Varela han hecho hoy un repaso de las oportunidades de inversión para el próximo año en el que apuestan por los sectores económicos que descuentan cambios y por Latinoamérica, en especial Brasil.

Celso Otero ha puesto como ejemplo las oportunidades globales que se producen en sectores que vivirán cambios como el de semiconductores o el automovilístico. Todo ello, en un contexto macroeconómico positivo, aunque con ligera desaceleración.

Ha hablado que, pese al complicado momento que atraviesan los valores automovilísticos hay que centrarse en las 6 compañías más importantes que están desarrollando y son líderes en las baterías eléctricas. “Se trata de negocios globales con un buen crecimiento a largo plazo y hacemos hincapié en que tengan un bajo nivel de endeudamiento”.

Por su parte, Alejandro Valera que gestiona el fondo Renta 4 Latinoamérica, considerado uno de los mejores fondos a plazo de tres años, ha hecho una apuesta clara por invertir en este subcontinente. “Ahora hay una mayor estabilidad política y en las elecciones el triunfo ha sido de opciones reformistas de corte liberal con políticas de ajuste de gasto público”, ha comentado.

El experto ha destacado el bajo precio actual de las materias primas que cuando se recupere será muy beneficioso para estas economías. Descarta la inversión en Argentina y apuesta fuerte por Brasil que se encuentra en pleno proceso de recuperación económica después de la fuerte crisis vivida.

En cuanto a México, cree que se está frenando la inversión en esta economía por las medidas políticas que están provocando una pérdida de confianza de los inversores internacionales. En cuanto a Colombia y Chile encuentra estas economías en terreno neutral.

Dentro de la Latinoamérica, en una visión sectorial apuesta por las compañías de consumo, las mineras y especialmente los bancos que están obteniendo buenas rentabilidades y que no están presionados por las exigencias de capital que sufren las entidades europeas.