Razones para elegir la gestión pasiva en los fondos de inversión

La firma de gestión pasiva Finizens ha presentado un informe sobre la gestión pasiva en España que se basa en trabajos de Morningstar y de S&P. Presentamos sus principales conclusiones y las razones para optar por la gestión pasiva que en España sigue siendo una asignatura pendiente frente a lo que ocurre en otros mercados.

La Gestión Pasiva ha experimentado un crecimiento exponencial en la última década, con una tasa de crecimiento hasta 10 veces superior a la Gestión Activa. La proliferación de la Gestión Pasiva ha sido consistente en la mayoría de las regiones del mundo, alcanzando ya una cuota de mercado que supera el 50% para determinadas categorías de activo.

La gestora de referencia en la Gestión Pasiva a nivel global es Vanguard, que controla el 40% de los instrumentos de inversión indexados. Actualmente en España, la Gestión Pasiva aún posee una cuota de mercado de tan solo el 2%, aproximadamente 10 veces inferior a la media europea, presentando un potencial de crecimiento considerable para los próximos años.

En el corto plazo, los índices de referencia alcanzaron una rentabilidad superior a la mayoría de los gestores activos: desde el 77,17% de los casos para la categoría de inversión de “Renta Variable Eurozona”, hasta el 87,00% para la categoría de “Renta Variable Global”.

En el largo plazo, los índices de referencia alcanzaron una rentabilidad superior a la mayoría de los gestores activos: desde el 91,32% de los casos para la categoría de inversión de “Renta Variable Eurozona”, hasta el 98,47% para la categoría de “Renta Variable Global”.

Por lo tanto, se concluye que en todos los horizontes temporales estudiados y para todas las áreas de inversión analizadas, los índices de mercado, que representan la referencia de rentabilidad para la estrategia de Gestión Pasiva, presentaron rentabilidades superiores a la mayoría de Fondos de Gestión Activa comparables.

A lo largo de la última década, la rentabilidad neta de los índices, es decir, incluyendo el efecto de los costes, ha sido considerablemente superior a la rentabilidad alcanzada por los Fondos de Gestión Activa en todos los mercados de referencia. Estas diferencias de rentabilidad, a favor de la Gestión Pasiva, varían desde un diferencial mínimo de +18,1% para la categoría de inversión de “Renta Variable Eurozona”, hasta un diferencial máximo de rentabilidad de un +76,1% para la categoría de inversión de “Renta Variable EEUU”.

De igual manera, en cuanto a la cuota de mercado a nivel mundial, la Gestión Pasiva ha demostrado un crecimiento histórico superior a la Gestión Activa: a 31 de diciembre de 2008, la Gestión Pasiva representaba el 10% sobre el total de los activos analizados, alcanzando la cifra de 27% a 31 de diciembre de 2018, y cuya tendencia creciente no muestra signos de desaceleración.

En cuanto al desglose de los instrumentos indexados de Gestión Pasiva que han impulsado su tasa de crecimiento, el volumen captado a nivel mundial ha estado distribuido de manera equitativa entre Fondos Indexados y ETFs, donde los primeros representan un 52%, y los segundos un 48% a finales de 2018.

El 74,20% de los activos atesorados por la Gestión Pasiva a nivel mundial, se encuentran domiciliados en EEUU. El segundo mercado por tamaño, Europa, representa el 14,32% del total.

España

El tamaño del sector financiero en España en relación con el volumen de ahorro de los hogares, ha superado los 2,1 millones de millones de euros a finales del 2018 y creciendo a una tasa anual del 2,14% desde el 2008. Si comparamos la cuota de mercado de la Gestión Pasiva en España con otros mercados internacionales, observamos que es aproximadamente 10 veces inferior a Europa y 15 veces inferior a EEUU.

El inversor medio en España ha alcanzado una rentabilidad acumulada de 57,1%, mientras que si hubiera invertido mediante una estrategia de Inversión Pasiva Indexada globalmente diversificada, su rentabilidad hubiera sido del 156,7%. Es decir, con la Gestión Pasiva se hubiera alcanzado una rentabilidad de aproximadamente 2,7 veces superior a la media de mercado en el periodo analizado.

Adicionalmente, realizando un análisis más detallado acerca de qué factores determinan que la Gestión Pasiva haya obtenido una rentabilidad considerablemente superior a la media de los fondos en España, emergen dos factores principales: la reducción de costes*
y la optimización de la gestión.