¿Qué capacidad de maniobra le queda a Lagarde en el BCE?

Gilles Moëc (Chief Economist AXA Group, AXA INVESTMENT MANAGERS), aborda la “difícil revisión de estrategia que afronta el BCE”, en referencia a la revisión que quiere llevar a cabo la próxima presidenta del BCE, Christine Lagarde. “En su audiencia de confirmación ante el Parlamento Europeo, Christine Lagarde se comprometió a realizar una revisión exhaustiva de la política monetaria del BCE”. Sin embargo, Gilles Moëc, considera que, tomando como referencia las revisiones realizadas en el pasado por el BCE, incluso aunque este proceso comenzara este mismo año “El BCE siempre se ha tomado su tiempo y nos sorprendería que tomara decisiones difíciles antes de mediados de 2020”.

Lagarde heredará un banco central que “bajo Draghi ya ha usado todo su arsenal”, lo que provoca un escenario en el que “el BCE podría afrontar un problema de credibilidad si el próximo verano, una vez completada la revisión, la inflación no converge hacia su objetivo, pero la realización de acciones adicionales es, de facto, imposible. El riesgo entonces es que la revisión de estrategia [que quiere realizar Lagarde] se convierta en un caso de ingeniería inversa, al cambiar claramente la definición de meta de inflación para justificar la imposibilidad práctica de la política monetaria para hacer más”.

Para AXA IM “la decisión crucial son los límites técnicos de la QE. El último paquete de estímulo del BCE incluía una cantidad máxima mensual de compra de bonos consistente (solo) con no eliminar el límite del 33% de tenencias de deuda pública negociable por parte de los bancos centrales nacionales”. De acuerdo con Gilles Moëc, “sería necesaria una situación macroeconómica desastrosa para que el BCE se decidiera a elevar ese límite”.