OHL y DIA ponen en negativo al Renta 4 Pegasus por vez primera desde 2007

Miguel Jiménez, gestor del fondo Renta 4 Pegasus explica la caída de este fondo en 2018 y las expectativas para este año:

Renta 4 Pegasus ha caído un 5,3% en 2018, lo que significa el primer año en negativo desde el lanzamiento del fondo en 2007. Se trata de un mal resultado, muy centrado en el último trimestre y en algunas inversiones muy concretas de la cartera.

Por tipo de activos, los activos monetarios suman una décima de rentabilidad al igual que las opciones. La renta variable drena 2 décimas y el resto se corresponde a la renta fija. Las coberturas realizadas de tipo de interés y tipo de cambio también han aportado negativamente.

Los bonos de OHL y de Día están detrás de gran parte de las caídas. Hoy representan un 1,4% y un 4,5% del patrimonio del fondo. Los precios actuales (55 y 65) reflejan reestructuración de la deuda, por lo que el margen al alza desde los precios actuales es importante. En el caso de Día, ya hemos conocido un acuerdo de financiación con la banca, con ampliación de capital que debería ser muy positivo para los bonos. Hoy representan la primera posición del fondo.

Consideramos que la foto de hoy es fea, pero el potencial de recuperación es importante. La TIR de la cartera está en máximos de los últimos meses (incluso sin incluir los 2 bonos mencionados).

Terminamos el año con una exposición a renta fija corporativa del 68% y a renta variable del 3,8%, siendo el resto, activos monetarios (pagarés, depósitos y liquidez).

El escenario actual de bajos tipos de interés complica las inversiones para los perfiles conservadores. Desgraciadamente este escenario de tipos de interés está aquí para quedarse. Por otra parte, la única forma de obtener rentabilidad es estar invertido. Esto nos lleva a la asunción de una mayor volatilidad de la que hemos tenido en los últimos años para obtener rentabilidad.

Empezamos 2019 con un tono optimista debido a las caídas de los mercados financieros en el último trimestre. Seguimos pensando que no hay recesión mundial en los próximos meses a pesar de lo adelantado del ciclo económico. Sin embargo, hay riesgos que deberían solucionarse antes de ver un cambio de tendencia en los mercados financieros. Entre ellos, destacamos el Brexit, la guerra comercial e Italia.

Hoy al contrario de lo que hemos tenido en los últimos años, sí que encontramos alternativas interesantes en la parte menos segura de la renta fija. Invertir a bonos alemanes a 10 años al 0,2% o españoles al 1,4% no nos parece muy atractivo. Sin embargo, bonos de Indra, Gestmap, Netflix o Grifols con rentabilidades entre el 3% y el 5% nos parecen interesantes y son la base de la rentabilidad futura del fondo.