Los servicios bancarios cuestan en España 38 euros al año, segundo país más barato

España se posiciona como el segundo país europeo más barato en prestación de servicios básicos y en servicios para clientes de banca digital. Esta conclusión se desprende del Estudio sobre Servicios Bancarios en España en el contexto europeo, elaborado por Deloitte, firma líder en servicios profesionales. El estudio, elaborado para la Asociación Española de Banca (AEB) y la Confederación Española de Cajas de Ahorros (CECA), refleja una radiografía del sector bancario español.

De los resultados del estudio se extrae que España se encuentra por detrás de Reino Unido y seguido de Holanda, en la prestación de servicios básicos (transaccionales) a sus clientes, con un precio un 58% menor en relación con la media de los siete países analizados. En el otro extremo se sitúa Alemania con un precio anual medio de 181 euros.

Asimismo, España también es el segundo país de Europa con costes más bajos en banca digital –Reino Unido ocupa también la primera posición–, siendo un 67% menor que la media de países analizados.

Por otro lado, el modelo de comercialización de servicios más habitual en Europa es, como ocurre en otras industrias, la paquetización de servicios (bundling), a excepción de España que se caracteriza por un modelo relacional donde prima la relación a largo plazo entre banco y cliente con la búsqueda de una mayor vinculación de productos, y Reino Unido, que tiene un sistema free banking.

 

Mejor que la media en oferta y accesibilidad de servicios

España es el país donde se ofrece un mayor nivel de servicios bancarios –transaccionales y no transaccionales–, tanto en el número como en la disponibilidad de canales. El cliente español podría recibir hasta 115 servicios de sus entidades financieras, muy lejos de los 67 que ofrece Reino Unido y un 41% más que la media europea, que oferta 82.

De igual forma, la banca española destaca ampliamente por ser el país de la Unión Europea que ofrece un mayor número de servicios gratuitos (como por ejemplo retirar dinero en la caja de una sucursal) con 87, es decir, un 76% del total de servicios disponibles. En este aspecto, Alemania y Portugal, con 48 y 47 servicios, se encuentran a la cola en oferta de servicios gratuitos. Las entidades financieras de Reino Unido ofrecen únicamente 52, pero constituyen el 78% de los servicios disponibles.

Por otro lado, el grado de accesibilidad de los servicios bancarios del mercado nacional está muy por encima del de nuestros homólogos europeos. En España, el 79% de los servicios se ofrece a través de canales tradicionales y el 73% a través de los digitales, una cifra muy elevada en comparación con otros mercados, como el holandés, que limita su prestación de servicios de forma multicanal al 57% de su catálogo.

 El negocio bancario minorista en España

Durante los últimos años, el entorno ha sido poco favorable para el desarrollo del negocio bancario debido a la recesión económica, las crecientes exigencias regulatorias, el deterioro de la imagen de la industria y la profunda reestructuración del negocio bancario.

A este contexto adverso se suma el elevado nivel de competencia existente y la evolución del propio mercado, sujeto a los desafíos de las nuevas economías digitales, la captación y gestión del talento, el auge de nuevos competidores en aquellas áreas tradicionalmente mas rentables de la industria y la lenta recuperación en la demanda de crédito.

En este contexto, el cliente español continúa pagando un precio menor por los servicios financieros minoristas que por otros servicios básicos, como el ADSL.

Alcance y metodología del estudio

Los resultados del Estudio sobre Servicios Bancarios en España en el contexto europeo, elaborado por Monitor Deloitte, compara la relación calidad-precio de los servicios bancarios transaccionales básicos proporcionados al cliente en España respecto a otros países. A nivel internacional, el informe elaborado para AEB y CECA coteja el nivel de los servicios bancarios prestados en diferentes países de Europa.

Los resultados del estudio, extraídos de la comparativa de tarifas reales y publicadas, técnicas de “mystery shopping” y datos extraídos del International Deloitte Retail Banking Strategy Hub, han sido contrastados preliminarmente con las entidades financieras. Asimismo, se han analizado los precios pagados por los diferentes perfiles de cada país y el precio que abonaría el cliente español en cada uno de ellos teniendo en cuenta el comportamiento y uso de usuarios y países.

El estudio contempla siete países (Reino Unido, Francia, Portugal, Holanda, Alemania, Italia y España) y la oferta de más de cien servicios en entidades representativas en cada mercado.