Los planes de pensiones se desinflan: las salidas superan a las entradas de dinero

Luis Aparicio

Los inversores en planes de pensiones se lo están pensando más de dos veces antes de incrementar el ahorro hacia estos instrumentos diseñados para la jubilación. Durante todos los meses de 2018 y con independencia de lo ocurrido en los mercados financieros en los que invierten, las entrada de dinero fresco es inferior a la salida de capitales.

El balance de los seis primeros meses del año apunta a un saldo favorable a las salidas de 160,7 millones de euros frente a las entradas. Así, en total se aportaron 1.220,1 millones de euros y las prestaciones ascendieron a 1.380,8 millones. El patrimonio total de los planes de pensiones, teniendo ya en cuenta la marcha de los mercados cerró junio con 74.308 millones de euros, cifra muy cercana a la de diciembre de 2017 con 74.379 millones.

En el corto plazo, la marcha de los mercados no ayuda mucho. Con datos de Inverco, en el plazo de un año todos las categorías de renta fija se encuentran en negativo. Los de renta fija a corto plazo caen el 1%, los de renta fija a largo plazo el 0,92% y los mixtos de renta fija el 0,75%. Para el conjunto de planes de pensiones, la ganancia anualizada a cierre de junio es del 0,19%.

Hay que esperar a plazos de inversión mucho más largos para lograr unas rentabilidades medias (entre los distintos tipos de planes de pensiones, apetecibles. Así, con datos de Inverco, los planes de pensiones a 26 años registran una rentabilidad media anual (neta de gastos y comisiones) del 3,96% para el total de planes, porcentaje que se reduce al 2,2% cuando se trata de planes de renta fija a corto plazo.

Asimismo, en el medio plazo (5 y 10 años) los Planes de Pensiones presentan una rentabilidad media anual del 3,57% y del 2,48%, respectivamente. Los de Bolsa y mixtos de Bolsa son los que se colocan en las primeras posiciones.

Rescatar a los 10 años

El Gobierno dio luz verde a la liquidez de los planes de pensiones a los diez años, tras aprobar esta medida en Consejo de Ministros.  La medida pretende aumentar el atractivo de los planes de pensiones que en la actualidad sólo se pueden rescatar por enfermedad grave o paro prolongado.

No obstante, las Entidades de Previsión Social Voluntaria (EPSV) que se comercializan en el País Vasco al calor de su fiscalidad propia llevan tiempo permitiendo su rescate a partir del décimo año, algo que ha redundado en su popularidad y que no ha generado el reembolso masivo de derechos.

La medida permitirá solicitar el reembolso de aquellas participaciones con al menos 10 años de antigüedad, a contar ésta en todo caso desde 1 de enero de 2015, por lo que los primeros rescates podrán hacerse efectivos desde 1 de enero de 2025. Asimismo, se mantendrán los casos de enfermedad grave o paro prolongado para rescatar anticipadamente los planes de pensiones.