Los errores más comunes de la declaración de la Renta

En plena campaña de la declaración de la Renta, queremos proporcionarte unos consejos.

Cada año se presentan casi 20 millones de declaraciones y más de un 70% resulta a devolver. Sin embargo, muchos contribuyentes podrían beneficiarse más de lo que lo hacen. Además, no hacerla correctamente puede acarrear una multa y el importe de la sanción oscila entre el 50% y el 75% de la cuantía defraudada.

En este sentido, y con el objetivo de hacer la declaración de una manera más fácil y sencilla, desde el proyecto de Cofidis de Educación Financiera (Economía para ti) explican los seis errores más comunes que debemos evitar:

 

1.- No hacerla cuando sale a devolver

Hay personas que por su escaso volumen de ingresos no tienen la obligación de rendir cuentas con Hacienda. Pero si lo hacen, es posible que les salga a devolver la totalidad o una gran parte del dinero retenido en sus nóminas en concepto de IRPF.

2.- Creer que el borrador es correcto

Este documento puede estar incompleto y obviar algunas partidas que nos benefician como, por ejemplo, las deducciones de la cuota por minusvalías reconocidas, las reducciones de la base imponible por el pago de cuotas a colegios profesionales y sindicatos o por nacimiento de hijos o viudedad que aplican algunas Comunidades Autónomas.

3) Olvidarse de incorporar los subsidios del plan RENOVE destinados a la compra de electrodomésticos o a la renovación del mobiliario del hogar

Hacienda considera dichos subsidios como ingresos del contribuyente y, por tanto, deben ser declarados como una ganancia patrimonial. Si el tipo impositivo marginal es del 24%, Hacienda se lleva casi 1 euro de cada 4 concedidos a través de dichos planes.

4) Calcular mal la deducción por adquisición de vivienda

Dicha deducción se procedió a eliminar para cualquier vivienda adquirida a partir del 1 de enero de 2013.  Pero sigue siendo vigente para las habituales (donde vive el ciudadano) compradas con anterioridad a dicha fecha.

En este apartado, los principales errores cometidos son dos:

  1. a) No tener en cuenta el dinero pagado en concepto de seguro de vida y hogar. Ambos permiten aumentar la base deducible. Solo se deben contabilizar si están ligados a la concesión de la hipoteca. Un aspecto que sucede casi siempre.
  2. b) Realizar una ampliación de la hipoteca y utilizar el nuevo importe total como la base de cálculo de la deducción. En ningún caso el dinero recibido en la ampliación da derecho a una desgravación. Si un contribuyente ha aumentado su hipoteca de 150.000 hasta 300.000 €, únicamente puede deducirse la mitad de lo que ha pagado en el pasado año en concepto de intereses y amortización de capital.

5) Los dos miembros de las parejas separadas legalmente, con guardia y custodia compartida de sus hijos, optan por efectuar declaración individual

Lo hacen porque desconocen que uno de ellos puede realizar tributación conjunta. Si la antigua pareja se lleva bien, lo más normal sería que cada uno de ellos optara por dicha modalidad en años alternativos.

Así, por ejemplo, en 2017 la madre tributaría por hacer la declaración conjunta y su unidad familiar sería la integrada por ella y sus hijos. En cambio, el padre lo haría de forma individual. En 2018 sucedería lo contrario. El beneficio de la declaración conjunta es una reducción adicional de la base imponible de 2.150 euros. Si el tipo impositivo marginal es del 37%, el ahorro logrado es de 795,5 euros.

6) La tributación incorrecta de la devolución de la clausula suelo

Si el dinero recibido del banco se dedica a amortizar el capital pendiente, las repercusiones sobre la declaración de la Renta serán nulas. No obstante, no se podrá utilizar para aumentar en 2017 la desgravación por adquisición de vivienda. En cambio, si se percibe en metálico, deberá procederse a especificar las deducciones excesivas obtenidas en el período 2013 – 2016. Si la cantidad es de 2.000 euros, al ser la desgravación habitualmente del 15%, la cuantía que generalmente deberá contemplar como ingreso adicional será de 300 euros.