Las bancas italiana y española recogen las dudas políticas y arrastran a las Bolsas

Claramente hoy han pinchado los bancos españoles e italianos y han provocado la caída de sus índices. Tal vez el elemento común sea la aparición de nuevos gabinetes presidenciales que legislen en contra de ellos y los inversores, mientras ven lo que pasa, optan por marcharse a otros valores del mercado.

El Ibex 35 de la Bolsa española que durante buena parte de la sesión llegó a estar en positivo, cerró con una caída del 0,66% hasta los 9.686,40 puntos que se concentró en los últimos minutos de la sesión. Sabadell fue el más castigado y se dejó el 3,08%, seguido de Bankia con el 2,35%, y BBVA en la misma linea con descensos superiores al 1% para Santander, Caixabank y Bankinter.

De igual manera, Intesa San Paolo y Unicredit, sobre el que se especula una fusión con el francés Société Générale, caían más del 3%. Pero no solo la política de los nuevos gabinetes pesa en el sector bancario sino también las abultadas carteras de deuda que tienen estas entidades financieras de sus propios países.

La prima de riesgo superó los 102 puntos básicos con el bono español en el 1,30% y el dinero volviéndose a refugiar en el bund alemán que cotizaba en el 0,363%, mientras el bono italiano de 10 años de vida se colocaba en el 2,80%.

En el caso del mercado español brillaron de nuevo los valores ligados a energías renovables con subida para Acciona del 2% y contagio para Red Eléctrica y Enagás que le seguían en revalorización y que suelen actuar como valores refugio en momentos de desinversión en el Ibex.

El mercado sigue pendiente de los acuerdos comerciales entre Estados Unidos y China que se muestran como un camino tortuoso de ida y vuelta con declaraciones contradictorias. El petróleo subió hasta los 74,41 dólares el barril, en tanto que el euro volvió a debilitarse a última hora como consecuencia de las ventas de bonos y cotiza en 116,71 dólares.