La SOCIMIs se multiplican en el MAB hasta 56 pero valen menos en Bolsa que Merlin y Colonial

Beatriz Pérez Galdón

El segmento para SOCIMIs del MAB está viviendo una auténtica explosión en cuanto a nuevas incorporaciones. En total ya son 56 las compañías representativas de este sector. Su valor conjunto en Bolsa alcanza los 8.200 millones de euros, una cifra que sólo entre Merlin y Colonial, convertida esta última en SOCIMI recientemente, y que cotizan en el mercado continuo, superan al sumar 10.000 millones.

La mayoría de las SOCIMIs del MAB se queda muy por debajo de los 100 millones de euros de capitalización, y lo más preocupante, o el principal riesgo que presentan desde el punto de vista de la inversión es su escasa liquidez. Algunas ni siquiera han llegado a mover un solo título en lo que va de año, como ocurre en el caso de Única Real Estate o Al Breck. Y Kingbook Inversiones acumula dos años de inactividad bursátil.

Como aspecto positivo para el inversor, destacar el hecho de que están obligadas por ley a repartir al menos el 80% de los beneficios, además del 50% de las ganancias obtenidas por la transmisión de inmuebles. El MAB ha repartido en el primer semestre de 2018 más de 220 millones de euros en dividendo y la mayoría provienen de las SOCIMIs. Las más generosas han sido Fidere Patrimonio, con un extraordinario de más de 111,63 millones, Bay Hotels, con 42 millones y Uro Property (23,41 millones).

Las SOCIMIs salen al MAB principalmente para reducir deuda y buscar financiación para la expansión de sus negocios. Por ejemplo, en el caso de Excem, que se estrenó la semana pasada con una subida del 1,43%, la decisión se basa entre otras razones en el hecho de “habilitar un mecanismo que llegado el momento facilite a la sociedad captar recursos que podrían financiar su futuro crecimiento, si así se decide por los órganos de gobierno”, según consta en el folleto de salida.  Excem busca también “aumentar notoriedad, así como diferenciar y posicionar la imagen y la transparencia frente a terceros, como accionistas, potenciales inversores, clientes, proveedores, entidades de crédito, regulador… y facilitar la incorporación de accionistas nuevos en el capital”.

En cuanto al incremento de interés por parte de este tipo de empresas por salir a cotizar al mercado español, Luis Benguerel, analista de Anattea Gestión, tiene la “impresión de que se están reactivando proyectos que se paralizaron en 2010”. “Próximamente van a salir algunos muy buenos”, añade.

Sobre si resultarían atractivas para el particular, Benguerel explica que “teniendo en cuenta la subida de tipos que se avecina en Europa se deberían exigir rentabilidades mínimas de entre el 6% y el 7%”.

Detrás de esta avalancha de  SOCIMIs que salen a cotizar se encuentran también las ventajas fiscales de las que disfrutan, como la exención del pago del impuesto de sociedades. A cambio tienen que repartir el dividendo mencionado.

El pasado viernes, el Comité de Coordinación e Incorporaciones del MAB ha remitido al Consejo de Administración un informe de evaluación favorable sobre el cumplimiento de los requisitos de incorporación de la compañía Castellana Propeties Socimi. La sociedad ha fijado un valor de referencia para cada una de sus acciones de 6 euros, lo que supone un valor total de la compañía de 204 millones de euros. Esta firma se dedica a la adquisición, gestión y arrendamiento de activos inmobiliarios, principalmente oficinas, parques de medianas y centros comerciales situados en España.