La euforia por ‘Santander Small Cap’ se calma; acumula tres meses de salidas de dinero

Beatriz Pérez Galdón

Los pequeños valores de la Bolsa española están ganando seguidores. El excelente comportamiento que siguen desde hace tiempo –se han revalorizado un 30% de media en los últimos 12 meses– está haciendo subir el número de accionistas y de partícipes en los fondos de inversión. De hecho, el patrimonio de los fondos que invierten en small y mid cap (pequeña y mediana capitalización) de empresas españolas superaba al cierre de junio los 1.470  millones de euros, según los últimos datos de Inverco, la patronal del sector.

Esta cuantía corresponde casi en exclusiva a Santander Small Cap España que gestiona Lola Solana, convertida en una de las principales protagonistas de la industria de inversión. El patrimonio de su producto alcanzó los 1.250 millones al cierre de junio, siendo el más grande del mercado doméstico. La rentabilidad del 26% obtenida en el pasado ejercicio y la agresiva e insólita campaña publicitaria protagonizada por la propia Solana provocaron que en los primeros meses de 2018 se disparase el interés por el fondo.

Esta euforia se ha ralentizado. Entre abril y junio, Santander Small Cap ha registrado suscripciones negativas (reembolsos) por valor de 80 millones, sumando las dos categorías (cartera y clase A, a los que se aplican diferentes tipos de comisiones para distintos perfiles de inversor).

El movimiento coincide con la decisión de la gestora en marzo de limitar la entrada de los nuevos inversores a una participación por orden (el valor liquidativo ronda los 250 euros) tras alcanzar un patrimonio de 1.300 millones. En el año sigue registrando entradas netas superiores a los 340 millones.

La salida de dinero se ha producido con un comportamiento positivo del Ibex Small Cap y del Ibex Medium Cap -índices que toma como referencia- que han logrado revalorizaciones por encima del 2% en el último trimestre.

El fondo de Lola Solana es uno de los más rentables a un año, con una ganancia acumulada superior al 10%, la más alta dentro de la categoría de fondos domésticos de renta variable nacional euro. En 2018, avanza un 2,6% frente a un alza del 13% del Ibex Small Cap y del 1% del Ibex Medium Cap.

En la actualidad, las cinco mayores posiciones de la cartera están Fluidra (-2,6% en 2018), Vidrala (-4,5%), Cie Automotive (+10%) y NH Hoteles (-4%), según recoge Morningstar. El 75% de la inversión se destina a compañías de pequeña y mediana capitalización (entre 15 y 3.000 millones), y al menos el 90% son españolas; el resto puede destinarse a emisores internacionales. La parte no expuesta a Bolsa se invierte en renta fija pública y privada.

El fondo tiene un perfil de riesgo 6 sobre 7, siendo este último el más alto. La gestora afirma que se ha asignado esta calificación “porque invierte en renta variable de mediana y pequeña capitalización, principalmente de emisores españoles, por lo que existe el riesgo de concentración geográfica”.

Históricamente y en cuanto a rentabilidad, el mejor ejercicio para Santander Small Cap fue 2013, con una ganancia obtenida del 41,6%, y el peor 2008, que cayó el 46%.  El horizonte temporal de inversión es de tres años.

Tiene una comisión del 2% anual sobre el patrimonio gestionado, del 0,1% por depósito y del 2% por reembolso.