La deuda y los riesgos políticos, incertidumbres en Bolsa para 2019, según Renta4

Luis Aparicio

El presidente de Renta4 Banco, Juan Carlos Ureta, presentó ayer junto a su equipo de análisis las previsiones de la compañía para 2019 donde destacó que “la elevada deuda junto a los riesgos políticos son el mayor riesgo de inestabilidad para los mercados financieros”. Para Ureta ya se ven problemas de menores volúmenes y tipos más altos en los mercados de crédito. “El modelo de crecimiento de deuda ya está agotado”, dijo.

Asimismo, consideró que el mundo vive un proceso de transformación tecnológica que está generando la mayor creación de riqueza que nunca se había visto. No obstante, cree que el proceso de normalización monetaria traerá más volatilidad a los mercados.

Por su parte, Natalia Aguirre, directora de análisis de Renta 4 y su equipo dieron una visión de los mercados para el próximo año. Destacan que la desaceleración económica no terminará en recesión y esperan menos subidas de tipos en Estados Unidos para 2019, aunque sí se producirá la primera del BCE en el cuarto trimestre del año que primero afectará al depo y luego al repo.

Eso sí, se muestran negativos sobre la renta fija y la deuda por la subida de las rentabilidades que se producirá. “Que el TIR del bono a 10 años pase del 1,5% al 2,5% implica una caída del precio del bono del 9%”, explicó Aguirre. Así, no invertirían nada en deuda pública europea, donde el 16% de las emisiones ofrecen tipos negativos. Si acaso apuntan a una pequeña inversión en Italia si se resuelven los problemas actuales. Les gusta la deuda estadounidense a corto plazo, pero el inversor tendrá que valorar el tipo de cambio.

Apuesta por la Bolsa

En cuanto a la Bolsa, espera que los beneficios empresariales sigan creciendo los dos próximos años. En el Ibex el aumento será del 9% el próximo año y caerá al 7% en 2020. A ello suman una atractiva valoración de los mercados de acciones, la política monetaria más neutral que debería apoyar la entrada de flujos de renta fija a la variable, los movimientos corporativos y la recompra de acciones, así como la gradual resolución de los riesgos políticos como el italiano o el Brexit.

En la parte negativa, apuntan a que la desaceleración económica sea mayor de la esperada, a que los riesgos políticos se recrudezcan, unido a los populismos con las elecciones europeas previstas para mayo de 2019. Por último también temen que las subidas de tipos sean excesivas y su efecto en un contexto de elevada deuda mundial y su efecto sobre crecimiento, empresas y emergentes.

Con estas previsiones su cartera de 5 grandes valores para comenzar 2019 son Repsol, Caixabank, Ferrovial, Iberdrola y Cellnex.

Respecto al sector bancario no esperan cambios sustanciales a lo acontecido durante este ejercicio ya que no va a haber movimientos significativos al alza en los tipos de interés que reflejen una mejora de márgenes.