«La deuda catalana ha sido la que más dinero nos ha hecho ganar este año»

Luis Aparicio

El pasado año nació una nueva gestora, Buy & Hold, que ha lanzado tres fondos de inversión y un plan de pensiones. Hablamos con su consejero delegado, Rafael Valera, sobre su estrategia de inversión, en una gestora que destaca por la aplicación de comisiones de gestión muy bajas, combinadas con comisiones de éxito. Algo poco frecuente en el mercado. Su fondo de renta fija está en positivo en el año. Y en Bolsa apuestan por aerolíneas, aerogeneradores, automovilísticas, y también por las empresas monopolísticas de la nueva economía como Google o Facebook.

-¿Cómo véis la situación de los mercados para este segundo semestre del año?

-No somos muy de analizar la macro, nos gusta más ir valor por valor. No obstante, la primera parte del año ha estado marcada por los tipos de interés, y ahora pesa más el tema de la guerra comercial que yo prefiero calificar como negociación Trump. No somos dramáticos con este tema: una guerra comercial no tiene sentido y se persigue más llegar a un equilibrio. Por otro lado, el entorno macro es bueno con paro en mínimos en Estados Unidos y una reforma fiscal que empujará al PIB. Faltaría una mayor subida de tipos, que a nosotros nos gustaría.

-¿Y los bancos? ¿Subirán por fin?

-Para los inversores en valor, los bancos no son nuestro sector preferido. La crisis de la deuda de Italia ha sido reveladora en este sentido. Desconocemos la cartera de los bancos en lo que respecta al porcentaje de su activo que componen otras deudas soberanas; algunos no lo dicen, y los que lo cuentan apuntan a cifras de miles de millones de euros. Ahora es muy importante a quién debemos el dinero. No es lo mismo un país que otro.

Sin embargo, creemos que hay cosas buenas en la banca: cotizan por debajo del valor en libros, están limpiando sus balances y sus carteras inmobiliarias, y esos son buenos argumentos para el sector. Pero, más que tomar acciones, preferimos estar en deuda subordinada bancaria, con rentabilidades del 7 u 8%; que en muchos casos se acercan al propio ROE real de la entidad. En deuda, tenemos posiciones en Ibercaja, Cajamar, La Caixa; y en acciones, tenemos posiciones pequeñas en Bankinter, Santander e ING.

-He visto también que tienen posiciones en deuda de Cataluña en sus fondos de renta fija ¿Está resultando interesante esta inversión?

-La deuda catalana es la que más dinero nos ha hecho ganar este año. Entramos en octubre del pasado año en estos bonos, cuando estaban saliendo muchos inversores internacionales ante el desafío independentista. Y los compramos muy baratos. Están pagando un 4% de rentabilidad que es lo mismo que Grecia, y creo que no es comparable la situación económica de Cataluña con la griega. Cataluña es el 27% de la economía española, una economía que se financia al 1,5% a un plazo de 10 años.

-¿Estas compras explican el éxito de su fondo de renta fija que acumula ganancias en el año en un contexto de pérdidas para generalizadas para esta modalidad de fondos?

-Somos muy activos en deuda subordinada. Ahora mismo tenemos bonos de una naviera italiana, Moby, con una rentabilidad del 13%, y hasta hace poco teníamos unos bonos en libras de una compañía con dos dígitos de rentabilidad, Providente Financial. Pero también obedece a que contamos con unas de las comisiones más bajas de los fondos en España. Es una apuesta que hemos hecho desde nuestra creación en junio del pasado año. Cobramos comisiones de gestión bajas, como el 0,65% en los fondos de renta fija, y un 3% de comisión de éxito sobre lo que sube el fondo. En renta variable, nuestra comisión fija es del 0,85%, con un 7% adicional sobre éxito, y, en el mixto, del 0,8% con un 5% sobre lo ganado por el partícipe.  Además, tenemos un fondo mixto de pensiones con una comisión del 0,9% por gestión con un 6% por éxito. Nosotros nos fijamos objetivos de rentabilidad a 10 años vista, y estas comisiones bajas se notarán mucho en el resultado final que obtenga el partícipe.

-Y en Bolsa ¿cuáles son los valores preferidos?

-Nos gustan los sectores que están en proceso de concentración, como el de aerolíneas. Tenemos títulos de IAG y una compañía húngara low cost, WizzAir. En situación similar se encuentran las compañías de aerogeneradores, como Vestas o Siemens-Gamesa. Finalmente, se quedarán unos pocos operadores lo que hará que sus márgenes sufran menos, y, además, cotizan ahora ratios muy baratos.

En las automovilísticas nuestra apuesta es por Renault y Volkswagen, ya que tienen PERs muy bajos y unas excelentes expectativas de ventas en mercados emergentes. Por último, también apostamos por empresas como Alphabet (Google) o Facebook que están en situaciones monopolísticas, y que ya cuentan con barreras a la competencia muy fuertes. No son caros actualmente con la generación de caja que hacen cada año.

-¿Qué les parece el último dato conocido de que el 15% del ahorro de las familias españolas esté en fondos de inversión?

-Creemos que ese porcentaje es muy bajo. Vemos que existe un casi total desconocimiento de los fondos de inversión en España. Es curioso que en muchas regiones, incluso remotas, de España se haya instalado una economía digital y, sin embargo, las familias siguen moviendo su dinero en el banco o la caja rural de toda la vida. Seguimos en el pleistoceno de la inversión en España. Además, el crecimiento que se está produciendo en los fondos recae sobre todo en los 5 grandes jugadores que mueven el 95% del patrimonio. Esto tiene que cambiar.