Inverco propone eliminar impuestos a fondos que compren valores fuera del Ibex

La Asociación de Instituciones de Inversión Colectiva (Inverco) propone a la Administración española la posibilidad de crear fondos de inversión que destinen parte de su dinero a Pequeñas y Medianas Empresas (Pymes) y que gozarían de grandes ventajas fiscales.

Este tipo de fondos que crearían la nueva categoría FIPES buscan ser una fuente de financiación de la Pymes españolas que siguen teniendo una excesiva dependencia del crédito bancario que se hacen especialmente complicadas en momentos de crisis como los vividos a partir de 2008, cuando la banca cerró el grifo del crédito.

La propuesta de Inverco contempla que estos fondos no solo inviertan en Pymes sino que para conseguir atractivo, también podrá colocarse el dinero en otro tipo de compañías más grandes. Esto quita poder de financiación para pymes, pero permite más estabilidad al ahorrador. Además se completa con una total exoneración fiscal de la ganancia tanto por venta de las participaciones como por reparto de dividendos si es que el fondo se acoge a esta modalidad. Límites de aportaciones y de permanencia configuran estos productos.

En una nota de Inverco, apuntan que Italia, Francia o Reino Unido ya han aprobado regímenes similares que han tenido un efecto muy positivo en el desarrollo de estos instrumentos. El Fondo de Inversión debe invertir al menos un 70% del patrimonio en valores emitidos por empresas con domicilio social en España o en la UE, siempre que tengan establecimiento permanente en España. De este 70%, un 30% mínimo debe invertirse en valores de empresas no integradas en el IBEX-35.

La inversión se ha de mantener un mínimo de cinco años con límites máximos de suscripción (30.000 euros al año, con un total de 150.000 euros). En el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas, Las ganancias patrimoniales procedentes del reembolso de participaciones en los Fondos estarían exentas de tributación (y por tanto de retención) siempre que dichas participaciones cumplan con un periodo de tenencia mínimo de 5 años. En el caso en que el partícipe traspase las participaciones a otro Fondo acogido a este régimen fiscal, ambos periodos de tenencia se sumarían para computar el periodo de tenencia mínimo.

Las pérdidas patrimoniales procedentes del reembolso se integrarían en la base imponible del IRPF en aplicación del régimen general de ganancias y pérdidas patrimoniales.
Por su parte, los dividendos que, en su caso, distribuyera el Fondo, estarían exentos de tributación (y de retención). En el caso en que se incumpliera el plazo de mantenimiento por cinco años, se integrarían en la base imponible del IRPF del periodo impositivo en el que tenga lugar la transmisión o reembolso.