Escrivá: “Un impuesto a la Banca no tendría por qué encarecer los créditos”

Jose Luis Escrivá, presidente de la Autoridad Independente de Responsabilidad Fiscal (AIReF) intervino en la segunda jornada del Curso de Economía organizado por la Asociación de Periodistas de Información Económica en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo, de Santander, según informa APIE.

En su análisis de la situación económica, Escrivá rechazó la opinión expresada en la jornada anterior por Carlos Torras, Consejero Delegado del BBVA, de las consecuencias de un eventual impuesto a la banca: “no tendría por qué encarecer los créditos”, declaró recordando otras ocasiones en que una amenaza similar por parte del sector terminó no cumpliéndose, como ocurrió en el año 2000 con las maniobras de las entidades para rebajar las provisiones anticíclicas. También declaró que la AIReF estima que la subida de un 0,25% de las pensiones prevista para los presupuestos de este año y el siguiente supondría aumentar el gasto en 2.700 millones de euros.

La AIReF considera factible un crecimiento promedio del 2,5% para el periodo 2018-2021. Escrivá señaló además que “el crecimiento en los últimos años ha sido más equilibrado que en el anterior ciclo, proporcionando soportes para el crecimiento futuro”. Pero por otro lado, consideró “improbable” que se pueda cumplir con la reducción del déficit prevista para el mismo periodo por la Actualización del Programa de Estabilidad (APE), ya que aunque la senda de ingresos está acorde con las estimaciones de la AIReF,“es muy improbable la senda de gastos”.

Escrivá señaló que los niveles de deuda pública y su evolución esperada para los próximos años nos dejan en una situación vulnerable, pues hay “una gran cantidad de deuda que acabará siendo pública, aunque aún no se incorpore a las cifras oficiales”; cuando lo haga, añadió, “puede acabar suponiendo un 3,5% más del PIB”. En esta categoría incluyó, sin dar nombre concretos, a asociaciones en diversas comunidades autónomas que aún no están dentro del perímetro de las públicas, porque aún tienen un porcentaje privado minoritario “pero cuya viabilidad financiera es dudosa. Tarde o temprano serán absorbidas por la Administración y caerán en la deuda”.