El otro miedo del mercado: Sánchez quiere una amplia Tasa Tobin para financiar las pensiones

Beatriz Pérez Galdón

El programa electoral del partido socialista en las elecciones de 2016 recogía como propuesta “Impulsar la puesta en marcha definitiva de un Impuesto de Transacciones Financieras (ITF o FTT por sus siglas en inglés) tal y como ya han acordado once países de la Unión Europea, entre ellos España”. Su objetivo es “defender que el ITF sea un impuesto de base amplia, que incluya el mayor número posible de productos financieros, acciones, bonos y derivados, para desincentivar la especulación financiera”.

La ITF, o Tasa Tobin como también se la conoce porque la idea surgió del premio Nobel de Economía James Tobin, mantiene una discusión permanente aunque interrumpida en años en Europa. El PP ya estuvo muy a favor de imponer este tipo de gravamen sumando así a 10 países que mostraron igualmente su acuerdo.

El proyecto arrancó en 2011, de la mano del Parlamento Europeo. En la actualidad se encuentra en punto muerto en espera a que se resuelva el Brexit y se despeje el panorama político internacional, principalmente.

Sin embargo, hay países que han tomado una decisión unilateral, como Francia, que aplica el impuesto a las transacciones financieras desde 2013 y que le permite recaudar unos 800 millones de euros al año. Y en esta línea, el PSOE ha manifestado la posibilidad incluso de no esperar a una Directiva europea.

El objetivo del Gobierno español actual es destinar la recaudación a paliar el déficit de las pensiones; sería una tasa que se sumaría a la bancaria y que los expertos consideran que en ambos casos terminarían por pagar los clientes e inversores.

Aunque la finalidad es dar aire a la Seguridad Social, la propuesta del PSOE recoge que “al menos, la mitad de los mayores ingresos generados por estos impuestos [ITF] deberían destinarse a una redistribución más social y equitativa de la riqueza, y en particular, a financiar políticas sociales específicas”.

“Este tipo de cosas a veces genera más que nada mucho ruido y pocas nueces. Tengo dudas de que si llega la tasa Tobin termine por retraer de forma significativa la inversión porque no hay alternativas. ¿A dónde se dirigirían los inversores? El efecto puede ser mayor si suben las tires y los depósitos resultan más atractivos“, explica Nuria Álvarez, de Renta 4.

Los expertos señalan a Bolsas y Mercados Españoles (BME) como uno de los valores más perjudicados en caso de que finalmente se aplicase el gravamen. Son muchas las ocasiones que su presidente, Antonio Zoido, se ha manifestado en contra y ha subrayando la paradoja de caminar hacia un mundo globalizado y un Mercado Único de Capitales Europeo cuando este asunto ha dividido a 11 países a favor frente a 18 en contra.

Un informe realizado en 2014 por London Economics cuantificaba entonces una pérdida del el valor del ahorro de los hogares españoles en activos financie¬ros en forma de bonos, acciones, fondos de inversión y pensiones sobre el 16%.