El Nasdaq cotiza un 55% por encima de su precio de burbuja de 2000, pero ahora con motivos

Beatriz Pérez Galdón

Nasdaq. El mercado tecnológico por excelencia del mundo. Su protagonismo es infinito. En él cotizan empresas como Microsoft, Netflix, Apple, Amazon, Facebook, Intel y Google. Desde 2016 sigue una senda ascendente en Bolsa que parece interminable. Actualmente cotiza en máximos históricos con una revalorización acumulada de más del 55% sobre el récord de 2000.

En el comienzo del siglo XXI el mercado hablaba de burbuja tecnológica por las valoraciones que alcanzaron algunas empresas a nivel mundial. Terra, por ejemplo, salió a cotizar en la Bolsa española en noviembre de 1999 y tres meses después se había revalorizado más del 1.000%.

Inmediatamente después, dicha burbuja pinchó y en el desplomé sucumbieron la mayoría de los mercados. En la Bolsa española desapareció la propia Terra y el nuevo mercado, un segmento creado con el boom de las denominadas punto.com y que acogía compañías con perfil tecnológico.

¿Qué ocurre en este momento para que no se hable de burbuja cuando la valoración del Nasdaq está muy por encima de la de 2000? «Hay muchos factores que hacen que la situación sea bien distinta. En la era actual, dominada por los smartphones, redes sociales; etc, no es casualidad que la ganancia de las empresas del Nasdaq doble a las del mercado tradicional«, explica Ricardo Zion, profesor de finanzas y Bolsa en la EAE Business School. «En 1999 el mercado se basaba en meras expectativas, y muchas de las empresas han demostrado su capacidad de generar caja«, añade.

Zion hace referencia al PER como la clave que explica la diferencia del Nasdaq entre el pasado y el presente. «En 1999 el PER de las compañías tecnológicas estaba por encima de 40, lo cual significaba que la cotización media de las acciones recogía 40 veces el beneficio, y esto significa que se estaba pagando un precio desproporcionado por los títulos. A fecha de hoy, esta ratio está en 20. Esto nos indica que aunque la valoración en Bolsa ha subido mucho, el beneficio lo ha hecho mucho más», dice.

A pesar de que la escalada del Nasdaq parece justificada para el profesor, lo cierto es que recomienda cautela. «Cuando un mercado está en máximos siempre hay que tener precaución. Las tecnológicas suelen estar asociadas a mucha deuda por las adquisiciones o inversiones que realizan. Los tipos de interés en Estados Unidos están en senda alcista, algo que puede afectar negativamente a sus balances«. «Estaría atento a las noticias», apunta.

Para Luis Benguerel, analista de Anattea Gestión, sí que existe cierta sobrevaloración en el Nasdaq, aunque reconoce que «uno no se debe poner delante del toro cuando va a embestir», en alusión de que no conviene ir contra la tendencia del mercado. «Si te atreves, es mejor entrar con stop loss (límite de caída)». Desde su punto de vista,  la Bolsa de Estados Unidos puede estar entrando en el último tramo de subida.

Los analistas de Andbank no ven caros los mercados estadounidenses: “El ciclo puede continuar pese a que la economía estadounidense lleve 10 años creciendo porque han aparecido tecnologías disruptivas que suponen un escenario económico nuevo”