El Ibex se deja los 9.800 puntos en sesión marcada por guerra comercial y dudas políticas

Luis Aparicio

El Ibex 35 de la bolsa española que comenzó con tímidos descensos, cierra por debajo de los 9.800 puntos con una caída del 0,83%. En la sesión llegó a bajar más del 1% cuando el sector bancario se decantó por las caídas con la única excepción de Bankinter que logró una tímida revalorización.

Y es que Europa empezó floja después de la guerra comercial entre China y Estados Unidos que ya ofrece cifras y productos concretos y que también se va extiendo al resto de Europa. El proteccionismo de la américa de Trump va cogiendo forma y, por ello, el castigo más importante del dinero fue a la Bolsa alemana llena de valores que exportan mucho a todo el mundo.

Según los analistas tampoco ayuda la situación política en Europa. Los enfrentamientos de Francia con Italia, las dificultades legislativa de Ángela Merkel, la cierta incógnita que supone el nuevo Gobierno de Sánchez no crean un clima de confianza sobre el Viejo Continente. El frente abierto en la emigración en Europa también ayuda, pese a lo que el euro logró cotizar por encima de los 1,16 dólares en sesión de escaso movimiento.

Donde sí se encuentra solidez es en el mercado de bonos. España tiene la prima de riesgo con Alemania en 86 puntos básicos con la referencia española a 10 años en el 1,26%, mientras que la italiana está en el 2,55%, lejos ya de los 3% que se sobrepasaron por las incertidumbres políticas en el país alpino.

Se aprecia mucha debilidad en valores grandes del Ibex como Santander y BBVA así como en Telefónica cuyas subidas vienen rápidamente acompañadas de recortes: la rentabilidad por dividendo no parece importar mucho al dinero. DIA sigue con su peculiar calvario con un descenso superior al 3%, seguida por Iberdrola con caída en torno al 2% y Cellnex que supera el 1,5% de retroceso.

En el petróleo se produjo una ligera alza en los mercados hasta los 74,53 dólares el barril.