Deuda, tipos, divisas: Semestre negro para los bancos en Bolsa

Beatriz Pérez Galdón

A pocos días de que finalice el primer semestre del año, el sector bancario arroja números rojos. Han sido meses de gran tensión en los mercados, especialmente del lado político nacional e internacional.

La última semana, sin embargo, supuso un punto de inflexión para las entidades  españolas apoyadas en gran parte por algún informe que apuntaba el atractivo bursátil de algunos valores. JP Morgan, por ejemplo, ha elevado el precio objetivo para la mayoría de los presentes en el Ibex 35.

Pero las caídas en el año de Santander, BBVA, Sabadell y Bankia superan el 10%, frente a un descenso medio del selectivo del 2,5%. Caixabank, por su parte, se deja más de un 5%, mientras que Bankinter se erige como el mejor, incluso a nivel europeo, con una revalorización cercana al 9%.

Este comportamiento no es ajeno al resto de mercados. El Stoxx 600 sectorial pierde por encima del 10% y cotiza en el nivel más bajo desde diciembre de 2016.

El sector bancario era una de las apuestas para algunas firmas de inversión en 2018. Pero las previsiones han fallado. «La penalización viene por la decisión del Banco Central Europeo de mantener su política monetaria. No va haber subidas de tipos de interés este año y hay dudas de si las habrá el próximo», explica Antonio Sales, analista de XTB. El precio del dinero en Europa permanece anclado en el mínimo histórico del 0% mientras que en Estados Unidos ya se encuentra en una horquilla del 1,75%-2% y la Fed ha anticipado dos alzas más antes de que finalice el año.

¿Pero por qué afecta esta decisión del BCE a los bancos españoles?

«Las entidades obtienen el mayor volumen de rentabilidad en intermediación y si los tipos están al 0% no va a ser rentable», apunta Antonio Sales. «El balance de negocio, por tanto, no va a ser tan bueno como esperaba el mercado», apunta el experto.

Sales prevé que los valores se mantengan en rangos laterales «hasta que no haya una política monetaria más expansiva por parte del BCE». Recomendaría al inversor más conservador y moderado mantenerse al margen hasta «una tendencia alista clara».

Otro de las incertidumbres que se han probado en este trimestre viene de una hipotética crisis de las deudas europeas donde los bancos son grandes inversores. La crisis del bono italiano que elevó su rentabilidad por encima del 3% castigó duramente a aquellas entidades que tenían una importante cartera de bonos. Los bancos son claros propietarios de deuda pública y cualquier depreciación afectará a sus cuentas. Sabadell, considerado el más expuesto al riesgo italiano, fue el más penalizado durante esos días.

Luis Peña, gestor del Fondo European Financial Opportunities de Fidentiis Gestión, señala, por otro lado, que hay quienes piensan «que Estados Unidos podría entrar en un proceso de recesión en los próximos 24 meses tras el fuerte crecimiento registrado y la debilidad de los algunos datos recientes»; y si ocurre, «el BCE no va a tener margen para subir los tipos de interés», dice.

Pero a su juicio, empieza a ver oportunidades desde el punto de vista bursátil. «La Bolsa es como es y lo que hoy no es atractivo, antes lo era. El sector ha caído mucho y algunas entidades ya han descontado muchas noticias negativas», explica.

Bankinter es uno de los valores que los analistas piensan que lo puede hacer mejor en un momento difícil como el actual. Su peso en el mercado doméstico, una menor exposición a la deuda italiana y la alta rentabilidad de su modelo de negocio están sirviendo de defensa al valor. Bankinter tiene un ROE, indicador que mide la rentabilidad del capital sobre los recursos propios, cercano al 13%, frente al 10% de media del sector.

La debilidad de las divisas latinoamericanas frente al dólar está penalizando también a entidades como Santander y BBVA, con fuerte presencia en la región, y en el caso del BBVA se une la brusca caída de la lira turca.

¡Tranquilos! Los bancos siguen un 50% por encima de los mínimos del Brexit, de hace dos años