Decisiones que debes tomar si contratas una hipoteca inversa para completar tu jubilación

La jubilación ha subido a los primeros puestos entre las preocupaciones de los españoles. Manifestaciones de jubilados han recorrido el centro de las ciudades después de la subida del 0,25% aplicado para 2018 y la negativa del Gobierno a actualizarlo con el IPC. Pero aún es mayor la incertidumbre para los que ahora tienen 40 ó 50 años si tendrán una pensión pública que les permita una jubilación digna.

Una de las fórmulas para completar la que se presume exigua pensión de jubilación es la hipoteca inversa. Para ello solo hace falta tener una casa en propiedad y más de 65 años o estar en situación de dependencia severa.

El jubilado que suscriba una hipoteca inversa percibirá una cantidad fija mensual de por vida. En caso de haber 2 titulares, la cantidad fija mensual se percibirá hasta el fallecimiento del último de ellos.

Este producto se compone de:

  • Crédito hipotecario a interés fijo.
  • Seguro de renta vitalicia que se activa si el cliente sobrevive al plazo máximo del crédito Si sobrevive a su esperanza de vida), por el que la Aseguradora paga la renta vitalicia hasta el fallecimiento del mayor.
  • El titular o titulares mantienen la propiedad de la casa.
  • Se puede deschacer la operación en cualquier momento.
  • La deuda no es exigible hasta el fallecimiento del titular.

¿Qué impuestos se pagan?

Las cantidades recibidas de la hipoteca inversa no tienen que tributar en el IRPF. En el caso de que el jubilado sobreviva a su esperanza de vida, y por tanto empieza a recibir entonces la misma cantidad que venía recibiendo del préstamo, tendrán estos importes se consideran prestaciones de un seguro de rentas vitalicias diferidas, y sí están sujetas a tributación, pero sólo tributa el 1,44% de la renta.

¿Cómo se puede percibir el dinero de la hipoteca inversa?

También puede ser que se reciba de una sola vez en su totalidad. Obviamente, el que se trate de una modalidad u otra hace que varíe el importe a percibir.

¿Puede ser alguien beneficiario aunque no sea propietario de la vivienda?

Designando un beneficiario nos aseguramos de que, en todo caso, tiene que producirse el fallecimiento del titular y del beneficiario para que la entidad prestamista pueda exigir la devolución del préstamo.

Atentos a que realmente sea una hipoteca inversa

En el caso de la hipoteca inversa, la recuperación de la deuda por parte de la entidad se producirá con el fallecimiento del prestatario o, en su caso, de los posibles beneficiarios designados en el contrato. Llegado ese momento los herederos pueden optar por cancelar el préstamo, abonando el capital dispuesto más los intereses, sin pagar nada más, o no pagar. Lo ideal en el caso de que decidan cancelar la deuda es que en el contrato se prevea un plazo a partir del fallecimiento para que los herederos puedan disponer de tiempo suficiente para los trámites de la herencia y decidir si les conviene esta opción, e incluso para poder reunir el dinero. De no estar interesados, la entidad recobrará lo prestado con los bienes de la herencia. En ningún caso, estarán los herederos obligados a responder con sus propios bienes.

En caso de que no se trate de una auténtica hipoteca inversa, al llegar al vencimiento del préstamo la entidad puede reclamar el reembolso de la totalidad de lo prestado junto a sus intereses (e incluso podrían devengarse intereses de demora) sin necesidad de esperar al fallecimiento de titulares o beneficiarios.

A diferencia de otros préstamos hipotecarios, la persona mayor no tiene que devolver el dinero prestado. Serán sus herederos los encargados de liquidar la deuda con la entidad financiera en el momento del fallecimiento de la persona mayor. El producto está ideado para que en ese momento, la deuda sea muy inferior al valor del inmueble. Los herederos cuentan con un plazo normalmente de un año, y durante ese tiempo tienen varias opciones: pueden vender la vivienda, pagar la deuda, y quedarse con la diferencia; pueden suscribir una nueva hipoteca para ir pagando la deuda, o simplemente pueden liquidar la deuda con su propio dinero y quedarse con la vivienda.

De media, el valor residual para los herederos es del 50% del valor de la casa.

¿Podría hacer una hipoteca inversa sobre una segunda vivienda?

En el supuesto de que se trate de segunda vivienda no se aplicarán las ventajas o beneficios en los gastos de formalización.

En definitiva, la hipoteca inversa puede ser una opción para la jubilación siempre que, antes de contratar, se analicen bien todos los pros y los contras.

¿Puedo alquilar mi vivienda?

La vivienda se puede alquilar en cualquier momento porque sigue siendo de la persona mayor. Normalmente las entidades financieras piden que se les informe del contrato de alquiler para comprobar que no se trata de un alquiler vitalicio ni de renta mínima.