¿Cómo puede acceder un particular a las altas rentabilidades de la deuda subordinada?

Luis Aparicio

Con el escándalo de las emisiones de preferentes en España se puso fin a la posibilidad de que los pequeños inversores pudiesen acceder a los altos tipos de interés que se ofrecen en la llamada deuda subordinada.

Desde las preferentes, pasando por la resolución del Banco Popular en la que los propietarios de deuda subordinada perdieron todo su dinero, estas emisiones han estado vedadas al inversor particular. Tipos del 6 ó del 8% son posibles, ofrecidos por empresas y bancos de elevada solvencia como Santander o BBVA que, salvo descalabro inesperado, abonarán religiosamente a sus bonistas. Unas rentabilidades que no están a su alcance.

Este tipo de deuda subordinada que junto a las acciones son los activos de mayor riesgo emitidos por una entidad tienen, en no pocas ocasiones, un carácter convertible y pueden acabar siendo acciones de la entidad de acuerdo con los folletos de cada emisión. También suelen lanzarse a perpetuidad, pero el elevado cupón compensa este interminable plazo.

La gestora Mutuactivos acaba de lanzar un fondo que invierte en tipo de deuda y que se pone a disposición de los particulares a través del fondo Mutuafondo Oportunidades FI. Según el folleto presentado a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) este fondo invierte 0-100% de la exposición total en deuda subordinada (con derecho de cobro posterior a los acreedores comunes), de entidades financieras y no financieras, que incluye bonos convertibles y/o contingentes convertibles, llamado Cocos y que podrán comportarse como activos de renta variable.

Los bonos contingentes convertibles se emiten normalmente a perpetuidad con opciones de recompra para el emisor, y en caso de que se produzca la contingencia, pueden convertirse en acciones o aplicar una quita al principal del bono, afectando esto último negativamente al valor liquidativo del fondo. La renta variable, derivada de la conversión, será inferior al 30% de la exposición total. Se podrá invertir hasta un 50% de la exposición total en titulizaciones líquidas.

En el Mutuafondo Oportunidades FI entre un 0-100% de la exposicion total se invertirá en renta fija pública y/o privada, incluyendo depósitos e instrumentos del mercado monetario, cotizados o no, líquidos. No existirá predeterminación en cuanto a la calidad crediticia de los activos/emisores pudiendo invertir el 100% de la exposición total en emisiones/emisores con baja calidad (inferior a BBB-) o no calificados, ni en cuanto a la distribución geográfica y sectorial de los emisores y mercados (incluidos emergentes). La duración media de la cartera estará entre -1 y 8 años.

El riesgo divisa estará entre el 0-100% de la exposición total. Se invertirá hasta un 10% en IIC financieras que sean activo apto, armonizadas o no, pertenecientes o no al grupo de la gestora. Se podrá invertir más del 35% del patrimonio en valores emitidos o avalados por un Estado de la UE, una Comunidad Autónoma, una Entidad Local, los Organismos Internacionales de los que España sea miembro y Estados con solvencia no inferior a la de España. La IIC diversifica las inversiones en los activos mencionados anteriormente en, al menos, seis emisiones diferentes.

La inversión en valores de una misma emisión no supera el 30% del activo de la IIC. Se podrá operar con derivados negociados en mercados organizados de derivados con la finalidad de cobertura y de inversión y no negociados en mercados organizados de derivados con la finalidad de cobertura y de inversión. Esta operativa comporta riesgos por la posibilidad de que la cobertura no sea perfecta, por el apalancamiento que conllevan y por la inexistencia de una cámara de compensación. El grado máximo de exposición al riesgo de mercado a través de instrumentos financieros derivados es el importe del patrimonio neto.

Las inversiones descritas pueden conllevar, entre otros, un riesgo del mercado de renta variable, de tipo de interés, de tipo de cambio, de inversión en países emergentes, de crédito, de liquidez, asi como por el uso de instrumentos financieros derivados. Todos estos riesgos tienen su reflejo de manera conjunta en el siguiente indicador numérico de riesgo es 4 sobre 7, según el folleto del Mutuafondo Oportunidades FI.