Cobas apuesta por Semapa, Meliá, Acerinox y Sacyr

Después de un año complicado, en el que los fondos de Cobas Asset Management han registrado resultados negativos, Francisco García Paramés ha expuesto su confianza en la recuperación de la rentabilidad en base a las cuatro grandes experiencias similares ocurridas durante sus 30 años de gestión. En ese sentido, ha valorado el potencial de
revalorización de la cartera internacional de Cobas en un 138%, mientras que
la de la ibérica la cifra en un 85%, informa la compañía.

Durante la celebración en Madrid de la III Conferencia Anual de Inversores de
Cobas AM, García Paramés ha señalado que las empresas que más han afectado
negativamente a la rentabilidad de los fondos internacionales han sido Aryzta (-
11,7%) y Teekay (-5,7%). Mientras que las mayores contribuciones positivas a la
cartera han sido generadas por Nevsun Resources (+0,6%) y por Israel
Chemicals (+1,7%), empresa de la que Cobas salió en el cuarto trimestre de 2018
tras revalorizarse un 51%.
Precisó que la experiencia nos ha demostrado que los mejores momentos para
invertir son los inmediatamente posteriores a las grandes caídas, al haberse
registrado después importantes recuperaciones, como se puede observar en el
siguiente gráfico:

Añadió que las características de la cartera actual “nos permiten confiar en que podría volver a ocurrir una evolución similar a la de estos cuatro ejemplos, siendo muy conscientes de que rentabilidades pasadas no garantizan rentabilidades futuras”.
Los clientes de Cobas tienen muy interiorizado este mensaje, como lo demuestran los 264 millones de inversiones netas que registró en 2018 a pesar del mal comportamiento de los fondos. En el cuarto trimestre se incorporaron 517 nuevos inversores aprovechando las rentabilidades negativas de los fondos y 2.578 partícipes ya existentes decidieron incrementar sus inversiones en ese periodo pensando en la rentabilidad a largo plazo. “Desde Cobas queremos agradecer a nuestros coinversores su confianza en nuestro
modelo de gestión en estos momentos”.

Posteriormente, García Paramés pasó a analizar la evolución de las principales
posiciones de la cartera internacional de Cobas AM. En primer lugar, citó a
Teekay, de la que dijo que en el cuarto trimestre de 2018 ha visto una mejora del
negocio de Teekay LNG, por delante de los planes de la propia compañía, que la
ha llevado a anunciar un plan para reducir deuda e incrementar el dividendo.
En cuanto a Babcock, se ha visto afectada por el Brexit, y el mercado se resiste
a reflejar la calidad de sus negocios. A cierre de diciembre, la rentabilidad por
dividendo era del 6% anual, y si la empresa repartiera todo el beneficio
normalizado distribuible entre sus accionistas, la rentabilidad por dividendo sería
más del doble.

Las inversiones de Cobas AM en Tankers cayeron un 20% en el trimestre pasado,
algo extraño cuando las tasas de flete diario se triplicaron desde septiembre. Esa
mejora se debe a que el achatarramiento de barcos el año pasado alcanzó niveles
récord. También en octubre se aprobó la nueva regulación de control de emisiones
de azufre de los barcos, que debería acelerar más el achatarramiento.
Cobas tiene inversiones en Renault, Porsche (VW), Hyundai y BMW, que están
cotizando cerca de los mínimos de cinco años, con caídas de entre un 28 y un
35% desde abril de 2015. En esas compañías hay una fuerte discrepancia entre
precio y valor que se refleja en unos potenciales de revalorización superiores al
100%.

La acción de Dixons ha caído casi un 30% en el pasado trimestre, por el recorte
de dividendo anunciado debido a la incertidumbre macroeconómica del Reino
Unido. Pero no porque la compañía tenga dificultades financieras o de solvencia.

El nuevo plan estratégico implica una generación de caja de más de £1.000
millones en los próximos 5 años.

En Samsung el precio ha tocado mínimos de un año en el cuarto trimestre por el
pico de ciclo en el negocio de microchips de memoria, que supone un 70% del
EBIT para Samsung. Pero sólo quedan 3 o 4 competidores vivos y Samsung tiene
una posición de liderazgo tecnológico. Además, se ha comprometido a devolver el
50% de su flujo de caja libre a los accionistas por medio de dividendos y recompra
de acciones.

Hyundai se ha visto afectada por la volatilidad del sector y por una provisión
extraordinaria por una potencial retirada de vehículos en EE.UU. Pero está
mejorando su gobierno corporativo mediante recompra y cancelación de acciones,
así como un cambio de liderazgo, razones por las que debería mejorar.
Respecto a Aryzta, la posibilidad de un impacto adicional al ya sufrido en los
fondos de Cobas ha quedado muy reducida por el fortalecimiento del balance y la
calidad de los activos. Aryzta cotiza con un descuento medio del 40% respecto a
sus comparables, asumiendo que los márgenes no mejoran. Seguimos pensando
que los márgenes deberían mejorar en línea con sus competidores y su media
histórica, para situarse entre el 10% y 15% en comparación con el 8% que tiene
actualmente, lo que provoca una situación muy infravalorada.

Cartera ibérica

En la cartera ibérica, las contribuciones más negativas se han dado por parte de
Duro Felguera (-3%) y DIA (-2%). Pero, gracias a la volatilidad del mercado en
2018 hemos podido crear valor y elevar nuestro precio objetivo un +15%, hasta
los 175€/ participación, lo que implica un 85% de potencial de revalorización.
Cobas ha aprovechado las caídas del mercado en la última parte del año para
entrar o aumentar su posición en compañías que conoce desde hace mucho
tiempo. Entre ellas Semapa, la vía más eficiente y barata de comprar Navigator;
Acerinox, cíclica deprimida con poca deuda; Meliá, en la que sólo el valor de sus
inmuebles equivale a más de 15 euros por acción, a lo que habría que sumar el
valor de su negocio de gestión hotelero, y Sacyr por el valor que tiene su cartera