Cinco aportaciones de la inteligencia artificial al sector financiero

La tecnología está revolucionando todos los sectores de la economía, pero con especial ímpetu el financiero. Su aceptación es innegable si se quiere avanzar y competir. BBVA, una de las entidades más aventajadas en este sentido, reconoce que “los grandes avances en la aplicación de la inteligencia artificial están aún por llegar, pero la combinación de big data y algoritmos de machine learning ya da sus frutos en el día a día de las finanzas”. “Ya están cambiando las tripas del negocio financiero”, señalan.

El banco detalla los cinco ámbitos en dónde ya puede apreciarse:

  1. Gestión de activos

Startups como Kensho y Dataminr utilizan algoritmos de inteligencia artificial para mejorar la gestión de activos financieros. Dataminr está especialmente atenta a la detección de patrones e indicios a través de las redes sociales, mientras que Kensho destaca por su habilidad para establecer correlaciones entre las noticias —del ‘brexit’ a una catástrofe natural— y los mercados.

  1. Credit- scoring

Es un sistema automatizado con los que una entidad financiera decide si la solicitud de crédito que tiene encima de la mesa tiene las suficientes garantías de solvencia. Ese es precisamente el modelo de negocio de Zest Finance, startup creada por un ex ejecutivo de Google que vende un software de calificación crediticia basado en la inteligencia artificial. Entre sus inversores está el gigante chino de internet Baidu.

  1. Detección del fraude y cumplimiento de la normativa

La inteligencia artificial también puede ejercer de detective para las entidades financieras, que deben seguir unas estrictas normas para impedir delitos como el lavado de dinero. Los sistemas informáticos que se han venido empleando hasta ahora carecen de precisión, y generan falsos positivos. Trifacta y Nice Actimize proporcionan este tipo de soluciones. Nice Actimize define su actividad como “gestión automática de delitos financieros”.

4 . Investigación e información sobre mercados

Entidades como AlphaSense y Narrative Science indexan y seleccionan información financiera y la suministran en informes, artículos, newsletters e incluso en webs personalizadas de forma totalmente automatizada.

  1. Asistentes virtuales para atención al cliente

A medio camino entre los robo advisors y los chatbots, y yendo un paso más allá, el sector financiero trata de mejorar su atención y asesoramiento al cliente. Pefin —cuyo nombre proviene de la contracción de Personal Finance Intelligence—, y Kasisto, prometen mejorar el trato digital al cliente y las recomendaciones que recibe, combinando algoritmos, big data y machine learning.

A pesar de todos estos avances, BBVA señala que “la inteligencia artificial aún tiene imperfecciones que resolver, como, por poner solo un par de ejemplos, la poca transparencia de los algoritmos o la falta de empatía y contextualización de sus servicios de asesoramiento financiero”. La entidad apunta, no obstante, que “marcará gran parte del futuro de esta actividad”.