BBVA ha perdido 2.000 millones de valor en Bolsa en los 18 años de FG

Luis Aparicio

Aquí encajaría la parábola de bíblica de los talentos. Francisco González, presidente de BBVA desde febrero de 2000 (compartiendo puesto con Emilio Ybarra) prefirió guardar los talentos y el resultado es que 18 años después, el banco nacido de la fusión de BBV y Argentaria vale 2.000 millones de euros menos.

Al inicio del mes de febrero de 2000 se producía la cotización unificada de BBVA, entidad copresidida por Francisco González, proveniente de Argentaria y Emilio Ybarra, al frente del BBVA. La acción salió a un precio de 2.238 pesetas (13,45 euros por acción) -rezan los teletipos de la época- y hoy ha cerrado, casi veinte años después a 5,57 euros por título, tras caer el 0,38%.

Un antes y un después.

Entonces el flamante BBVA era el primer banco de España por valor bursátil con 39.193 millones de euros (unos 6,52 billones de pesetas) y superaba a su máximo competidor. El Santander que entonces aún estaba bautizado como Banco Santander Central Hispano ofrecía un valor bursátil de 36.934 millones de euros (6,14 billones de pesetas).

A cierre de hoy, BBVA vale 37.187 millones de euros, lo que significa 2.006 millones de euros menos que hace 18 años, mientras que el Santander capitaliza en Bolsa 72.371 millones de euros. Está claro quién ha sido el campeón en tamaño en esta casi veintena de ejercicios de compras en el exterior y de crecimiento en España a través de absorciones, sobre todo en los recientes tiempos de la crisis financiera.

La apuesta tecnológica de Francisco González no ha supuesto un incremento de valor para esta entidad financiera que ha tenido siempre un comportamiento muy conservador con FG al frente cuyos frutos son esa pérdida de valor en el mercado.

Un presidente que se ha caracterizado por sus declaraciones sobre la eficiencia y la competitividad de la economía española y sus trabajadores. Pero el banco, a efectos de valor, no se ha aplicado el cuento. Teniendo en cuenta la valoración del mercado su presidencia no ha sido la más eficiente, sobre todo si se compara con su eterno rival, el Santander.

Está previsto que el próximo mes de enero, según ha anunciado hoy mismo el banco, FG deje la presidencia de la entidad al actual consejero delegado, Carlos Torres. Se abre una nueva etapa para la entidad, después de 18 años en los que los talentos bíblicos no se arriesgaron o los riesgos tomados no dieron los frutos esperados.