BBVA aumenta un 15% el beneficio hasta los 2.649 millones

El Grupo BBVA obtuvo, entre enero y junio de 2018, un beneficio atribuido de 2.649 millones de euros, un 14,9% superior al del mismo periodo de 2017 (+29,5% en términos constantes). La fortaleza de los ingresos recurrentes, la contención de los gastos de explotación y los menores saneamientos y provisiones son las principales razones que explican este crecimiento, informa la entidad.

El banco sube en Bolsa el 2,47% hasta los 6,272 euros.

El consejero delegado de BBVA, Carlos Torres Vila, señaló que “gracias a los avances en la transformación del banco, los ingresos recurrentes crecen con fuerza en el semestre. Este es un muy buen trimestre, con una mejora notable de la rentabilidad y creación de valor para nuestros accionistas”.

El margen de intereses alcanzó en el semestre los 8.643 millones de euros (-1,8% interanual, +9,4% a tipos de cambio constantes) y las comisiones crecieron un 1,5% interanual (+11,3% sin considerar el efecto de las divisas). La suma de ambas líneas -ingresos recurrentes- registró crecimientos, hasta alcanzar en el semestre los 11.135 millones de euros (-1,1% interanual, +9,8% en términos constantes). Esta partida fue el principal catalizador de la evolución del margen bruto que, entre enero y junio, llegó a 12.074 millones de euros (-5,1% versus el del mismo periodo del año anterior, +4,8% excluyendo el impacto de las divisas).

La disciplina en costes continuó dando frutos y los gastos de explotación disminuyeron en el semestre un -5,8% interanual (+2,9% en términos constantes). Todas las geografías generaron mandíbulas positivas (variación de los ingresos recurrentes superior a la de los gastos). El ratio de eficiencia se situó en el 49,2%, 82 puntos básicos por debajo del dato de 2017 a tipos de cambio constantes.

En este contexto, el margen neto alcanzó los 6.131 millones de euros (-4,3% al compararlo con el del primer semestre del año pasado, +6,8% excluyendo el efecto de las divisas).

El resultado atribuido del Grupo del primer semestre del 2018 siguió registrando una evolución interanual muy favorable (+14,9%, +29,5% a tipos de cambio constantes). Todo ello influyó en una mejora significativa de los ratios de rentabilidad. El ROE a cierre de junio fue del 11,7%, mientras que el ROTE alcanzó el 14,3%.

Por su parte, los indicadores de riesgo continuaron en niveles muy sólidos: la tasa de mora se mantuvo estable en el 4,4%, mientras que la tasa de cobertura se situó en el 71% y el coste del riesgo cerró en niveles del 0,8%.

En términos de solvencia, BBVA mantuvo una sólida posición de capital. El ratio CET1 fully-loadedproforma -que incluye la venta de BBVA Chile (cerrada en julio) y el acuerdo con Cerberus para reducir la exposición al negocio inmobiliario – se situó en el 11,40% a finales de junio. Por su parte, el ratio de apalancamiento fully-loaded cerró en un 6,4%, el mejor de las entidades europeas comparables. Y a pesar de la incertidumbre en algunos mercados, el trimestre se saldó con creación de valor para el accionista, con un incremento del valor contable tangible por acción hasta los 5,63 euros en junio frente a 5,58 euros en marzo.

En cuanto a las principales partidas de balance y actividad, en términos netos, los préstamos y anticipos a la clientela subieron un 0,8% entre enero y junio, hasta 377.175 millones de euros. Por su parte, los depósitos a la clientela se impulsaron un 1,0% en el mismo periodo, hasta situarse en 367.312 millones de euros.

El banco, por regiones

En Estados Unidos, la cartera de préstamos era un 4,1% superior a la de junio de 2017 gracias, principalmente, al buen comportamiento de la cartera de consumo. A su vez, los recursos de clientes aumentaron un 6,0% frente a un año antes. Por lo que respecta a la cuenta, el avance del margen de intereses entre enero y junio (un 12,0% interanual) impulsó el margen bruto (+10,7%). Todo ello, unido a la contención de los costes, explican el aumento, de un 20,2%, del margen neto. Los saneamientos crediticios fueron significativamente menores (-38,1%) que en el primer semestre de 2017. Por su parte, la calidad crediticia del área continuó en niveles sólidos. La tasa de mora se ubicó en el 1,2% en junio, mientras que la cobertura cerró en el 93%. El resultado atribuido del área en los seis primeros meses fue de 387 millones de euros, un 51,2% más que en igual periodo del año anterior.

México mantuvo su sólida posición de liderazgo en el sector bancario doméstico. Por lo que respecta a la actividad, a cierre de junio, la inversión crediticia había crecido un 8,6% interanual, mientras que los recursos de clientes avanzaron un 10% en el mismo periodo. En cuanto a la cuenta de resultados, la evolución de los ingresos recurrentes volvió a ser muy positiva: el margen de intereses creció un 7,8% interanual y las comisiones, un 8,2%. La disciplina en costes permitió que los gastos aumentaran por debajo de la inflación e impulsó el margen neto un 9,4%. En cuanto a la calidad de los activos, los principales indicadores de riesgo continuaron mejorando. Las tasas de mora y cobertura cerraron en junio en el 2,0% y el 155%, respectivamente. El resultado de México volvió a registrar un crecimiento muy elevado en el primer semestre (+21,2%), hasta alcanzar 1.208 millones de euros.

Por lo que respecta a Turquía, en el primer semestre continuó el dinamismo de la actividad: a 30 de junio, la inversión crediticia era un 14,9% superior a la de un año antes, mientras que los recursos de clientes habían aumentado un 20,1%. En lo referente a la cuenta, los ingresos recurrentes mostraron un comportamiento muy positivo. El margen de intereses acumulado creció un 17,9% en términos interanuales, mientras que las comisiones avanzaron un 32,8% (versus las del primer semestre de 2017). Ambas partidas fueron los principales catalizadores de la evolución del margen bruto, que creció un 21,2%. Todo ello, junto a la moderación de los gastos, que crecieron por debajo de la inflación, impulsaron el margen neto un 27,5%. Por su parte, la tasa de mora cerró en junio en el 4,5% y la cobertura se situó en el 76%. El resultado atribuido del semestre de Turquía creció un 25,6% interanual, hasta alcanzar los 373 millones de euros.

En América del Sur, la actividad continuó creciendo, tanto en inversión crediticia (+11,2% interanual) como en recursos (+9,5%). El margen de intereses acumulado en la primera parte del año ascendió un 15,0% interanual, mientras que las comisiones se incrementaron un 12,7%. El buen comportamiento de ambas líneas explicó el crecimiento del margen bruto del semestre (+14,3%). El estricto control de los gastos favoreció que el margen neto aumentara un 18,7% interanual. En cuanto a la calidad crediticia, la tasa de mora cerró en el 3,7% y la cobertura se situó en el 91%. El área ganó 452 millones de euros entre enero y junio, un 30,6% más que en el mismo periodo de 2017.