Así ve la economía española el nuevo gobernador del Banco de España

El nuevo gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos elaboró el pasado mes de marzo la revisión de las previsiones económicas de España en su puesto de Director de  Economía y Estadísticas de la entidad. Estas eran sus previsiones 2018-2020:

En el ámbito de la política fiscal, se proyecta un tono algo más expansivo, vinculado al impacto del acuerdo entre el Gobierno y los sindicatos en el ámbito de la función pública

  • Se revisa al alza la senda de crecimiento de los mercados exteriores
  • Los cambios en el resto de supuestos tienen una magnitud reducida: tipo de cambio algo más apreciado, precios del petróleo en dólares algo mayores (pero no en euros debido a la apreciación), tipos de interés a corto plazo ligeramente al alza y a la baja en el tramo largo

COMPOSICIÓN DEL PIB

La expansión del producto continuará sustentada en la demanda nacional, aunque sus distintos componentes experimentarán una cierta moderación

  • La demanda exterior neta ejercerá una contribución ligeramente positiva, si bien decreciente, a lo largo del período de proyección

EMPLEO

En línea con la actividad, el empleo continuará creciendo a tasas elevadas, aunque menores que en el último trienio •

La creación de empleo permitirá descensos adicionales de la tasa de paro, hasta situarse en el 11% a finales de 2020, en un contexto de caídas reducidas de la población activa

INFLACIÓN

  • A lo largo de 2018: la trayectoria de la inflación se verá influida por el componente energético
  • En 2019-2020: Se espera un perfil moderadamente decreciente del precio del petróleo y, con ello, una contribución ligeramente negativa del componente energético a la inflación general

Aumento progresivo de la inflación subyacente, en consonancia con la ampliación de la brecha positiva de producción y un ascenso paulatino de los costes laborales unitarios

En consecuencia, se proyecta una trayectoria gradualmente ascendente de la inflación general

DÉFICIT

  • La consecución del objetivo de déficit parece altamente probable para 2017, pero los riesgos de desviación para el resto del período son elevados
  • Se prevé que el tono de la política fiscal sea ligeramente expansivo en 2018, frente a la orientación aproximadamente neutral estimada para 2017
  • Aunque el crecimiento nominal del producto explica una cierta senda descendente de la ratio de deuda pública, su nivel en 2020 seguiría siendo excesivamente elevado

FINANCIACIÓN

  • Se proyecta un ligero descenso de la capacidad de financiación frente al resto del mundo, ligeramente por debajo del 2% del PIB, en un contexto en el que la demanda exterior neta seguirá ejerciendo una contribución positiva, aunque decreciente, al avance del producto
  • Por sectores, se espera una reducción de la capacidad de financiación del sector privado algo más intensa que la esperada para la necesidad de financiación de las AAPP

RIESGOS

en el ámbito externo:

  • a corto plazo, una hipotética infraestimación de la dinámica expansiva de la economía mundial y, en particular, del área del euro (+)
  • a medio plazo, posibles episodios de tensiones financieras asociados al proceso de normalización de las políticas monetarias (-) y riesgo de una espiral de medidas proteccionistas (-)
  • en el ámbito interno:
  • un hipotético repunte de la incertidumbre política en Cataluña (-)
  • las eventuales consecuencias de una relajación de los esfuerzos de consolidación presupuestaria, que podría tener un efecto positivo sobre el crecimiento a corto plazo (+) pero retrasaría la reducción del déficit público estructural y ralentizaría el proceso de disminución de la ratio de deuda pública, aumentando la vulnerabilidad de la economía (-)