Argentina, Turquia… pero el real brasileño se ha desplomado un 20%

Los mercados bursátiles han vivido en este mes de agosto los efectos de las caídas de las divisas emergentes. Ayer mismo, el Ibex se destacaba en negativo del resto de Europa con un retroceso superior al 1%, fruto tanto de la subida de tipos en la economía argentina que los alzaba hasta el 60% con el fin de frenar el retroceso del peso. Venezuela es un caso aparte con un retroceso del 99,9% frente al billete verde.

Turquía y Argentina han centrado la atención de los inversores. Estas monedas han caído el 50,5% y el 44% respecto al dólar que, por otra parte, se ha revalorizado también frente al dólar con lo que el descenso en términos de euros es aún superior. Numerosas empresas del Ibex operan en estas economías y el desplome de sus monedas suponen un hachazo directo a los beneficios obtenidos para la matriz. Telefónica, Santander y BBVA son las más afectadas, aunque estas empresas ya habían hecho sus provisiones por monedas, al menos en los resultados presentados en la primera parte del año.

Pese a que el centro de la atención está en Argentina y Turquía, la depreciación del Real Brasileño es muy relevante ya que cotiza un 21% por debajo de su nivel de primeros de año. Santander y Telefónica son los dos grandes valores afectados que están pagando en su cotización bursátil estas mermas para sus beneficios previsto.

Países africanos y de Oriente Medio destacan entre los que más valor han perdido frente al dólar. Entre ellos se cuelan Rusia cuyo rublo ha caído el 15,3% frente al dólar y la corona sueca con un recorte del 10,3%.

El comienzo del último cuatrimestre del año vendrá marcado para los mercados por la evolución de las monedas emergentes y sus efectos sobre las cotizadas españolas. Un lastre más para este índice que ya pierde casi el 6% desde que comenzara el año.