Acciona, Abertis, Telefónica e Iberdrola, las más castigadas en un escenario de subida de tipos

Luis Aparicio

El Banco Central Europeo (BCE) ha apuntado estos días que está dispuesto a reconsiderar su programa de compra de deuda y bonos empresariales. Una posibilidad que abre las puertas a la subida de tipos de interés, una vez eliminado el dopaje de las compras del banco del euro.

Movimientos al alza que tendrían consecuencias muy negativas en empresas del Ibex 35 que están fuertemente endeudadas, así como en los bancos como grandes propietarios de la deuda pública que se vería afectada por un rebote de las rentabilidades y su consecuente caída en los precios como hemos visto en el reciente episodio de la crisis política italiana.

Con datos de deuda y beneficios correspondientes al pasado ejercicio, el encarecimiento en un punto de la deuda de las cotizadas (excluídos bancos) supondría 1.820 millones menos de beneficio que en 2017 sumó para el conjunto de compañías 25.826 millones de euros. Lógicamente, la cosa se agrava con dos puntos de subida en el coste de la financiación empresarial hasta los 3.640 millones, lo que supone el 14% del beneficio obtenido.

Bajo esta hipótesis de alza de dos puntos en los tipos de interés, habría compañías seriamente afectadas. Destaca Acciona que con su beneficio de 220 millones y una deuda de 5.200 perdería casi la mitad de sus ganancias por el incremento del coste financiero. También sería muy negativa para Abertis que vería mermadas sus ganancias en un 34%.

Dentro del Ibex destacan también dos valores fuertemente endeudados y que una elevación de los tipos en cuantía de dos puntos se llevaría más del 20% de su beneficio a cierre de 2017. Son los casos de Telefónica que sufriría una merma en sus cuentas del 28%, lo que le podría llevar a replantarse el dividendo.  La operadora ganó 3.132 millones de euros el pasado año y su deuda supera los 44.000 millones de euros. De ahí, la urgencia que muestran muchas compañías por reducir rápidamente su endeudamiento ante el temor de que acabe esta época de niveles históricamente bajos.

En el caso de Iberdrola, con un beneficio de 2.804 millones y una deuda de 32.804 millones, el coste financiero de dos puntos sobre sus ganancias sería del 23,44%. Porcentajes muy elevados que muestran también la necesidad de vigilar no solo los resultados empresariales sino también las deudas como elemento clave para tomar una decisión de inversión.

Ferrovial y Gas Natural también muestran un impacto superior al 20% en este escenario de tipos de interés altos que pongan más difícil y costosa la financiación. DIA, Enagás o Red Eléctrica quedarían también como las afectadas por este proceso.