Abante: «hay planes de pensiones rentables, pero los partícipes no los eligen»

El problema de las pensiones fue uno de los aspectos recurrentes durante la campaña electoral y el debate sobre la sostenibilidad del sistema no deja de generar informaciones desde hace unos años, dado que la evolución demográfica y la estructura del mercado laboral y del propio sistema de pensiones provocan presión sobre la Seguridad Social, cuyos gastos crecen a un ritmo mucho mayor que los ingresos, informa la firma.

Más allá del debate en el que se debería profundizar sobre qué hacer con el sistema público de pensiones para que sea sostenible y suficiente, la realidad es que los españoles estamos preocupados por cómo será nuestra jubilación. Nos preocupa si tendremos dinero para costear el ritmo de vida que deseamos cuando dejemos de trabajar o en el caso de que en edades avanzadas tengamos gastos de dependencia, entre otras cuestiones.

Tal y como se desprende de la encuesta “Jubilación y longevidad” realizada por Abante en 2018, el 40% de los ahorradores españoles no querría vivir hasta los 100 años, porque no quieren depender de nadie ni físicamente, ni económicamente y casi un 40% empezaría a ahorrar antes si supiera que va a vivir hasta los 100 años.

Y, respecto a la jubilación, el 79% de los encuestados respondieron que las pensiones del sistema público no les servirá para mantener su poder adquisitivo, siendo más pesimistas las mujeres y las personas entre los 30 y los 45 años. Sin embargo, pese a que al 67% de quienes respondieron les preocupaba no tener dinero suficiente para la jubilación, un tercio señaló que no se está ocupando para remediarlo. Y más de la mitad de los encuestados dijeron que no tomaban las medidas suficientes para remediarlo.

Respecto a la pensión de la Seguridad Social, no podemos saber cómo será exactamente en el futuro, podemos prever que las pensiones se reducirán respecto a las actuales, pero no con cuánto dinero contaremos para vivir nuestra jubilación. En este escenario, para reducir la preocupación que esta incertidumbre sobre el futuro nos genera, lo que sí está en nuestra mano es ocuparnos, prepararnos para que nuestro nivel de vida sea el que nos gustaría.

Y es aquí donde entran en juego la planificación financiera y el ahorro para la jubilación, en un escenario en el que es probable que nuestra etapa de consumo de rentas se prolongue dos, tres o, en algunos casos, incluso cuatro décadas. ¿Cómo conseguir el capital que necesitamos para la jubilación? ¿Cómo evitar errores fundamentales que sabotean nuestro plan de jubilación?

Un análisis a los datos de la industria de pensiones en España (los que proporciona Inverco) revela que una parte importante del éxito en este objetivo, conseguir el dinero que queremos para nuestra jubilación, depende del comportamiento del inversor. Las cifras nos muestran que los ahorradores cometen algunos errores que son relativamente fáciles de solucionar.

En este sentido, cabe destacar que se ahorra poco para la jubilación a través de los productos financieros de previsión social como los planes de pensiones y que, en muchos casos, ese ahorro no se está canalizando de la mejor manera, puesto que se elige mayoritariamente productos de renta fija mixta, cuando en plazos largos sería más beneficioso optar por renta variable, las aportaciones son muy estacionales, lo que también puede restar rentabilidad y, además, tendemos a elegir los planes de pensiones más grandes, más comercializados, y a no invertir en los más rentables. Y tres décimas más o menos de rentabilidad en periodos de diez, veinte o treinta años pueden significar diferencias muy importantes, como vamos a ver en este informe.

 AHORRAMOS POCO PARA LA JUBILACIÓN

Los españoles, en general, ahorramos poco para la jubilación pese a desear mantener nuestro nivel de vida en el futuro y a que desconfiamos de que vayamos a conseguirlo solo con la pensión pública. Si bien es cierto que el ahorro para la jubilación no se canaliza únicamente a través de los planes de pensiones y otros productos de previsión social, los datos sobre el ahorro en estos vehículos son relevantes y ponen de manifiesto que persisten ciertos mitos.

En España, hay 7,58 millones de partícipes en planes de pensiones en el sistema individual. Si sumamos los partícipes de los planes de empleo y asociados (1,99 millones), alcanzan los 9,58 millones (datos del primer trimestre de 2019).

Y si tenemos en cuenta las personas que han invertido en planes de previsión asegurados (PPA), planes individuales de ahorro sistemático (PIAS) o planes de ahorro cinco, que suman otros 3,2 millones de partícipes, hay en total 12,8 millones de partícipes que ahorran para la jubilación con productos de previsión (hay que tener en cuenta que una misma persona puede ser partícipe en varios productos, con lo cual, el número real de ahorradores en productos de previsión social es inferior al de partícipes).