90 años del S&P 500: ¿Interesa invertir en fondos indexados?

Luis Aparicio

Gestión pasiva o gestión activa para los fondos de inversión. Esta cuestión se ha empezado a plantear hace solo un par de año con la aparición en el mercado español de gestoras especializadas en fondos ligados a índices. Simplemente, se dedican a replicar de la mejor forma posible la evolución del indicador escogido.

Ello, además, supone un ahorro importante de costes con comisiones de gestión mucho más bajas que los fondos de gestión activa que cuentan con un equipo de analistas detrás y que también repercuten mayores gastos como consecuencia del cambio en las carteras. Cambios que son mucho más ocasionales en el caso de los fondos indexados.

Un análisis de los 90 años del S&P 500 puede servir de guía a los inversores para dar ese paso y acercarse a la gestión pasiva. Con un índice tan importante y variado son muchos los fondos que lo replican. Eso sí, hay que tener en cuenta en caso de un inversor español que están denominados en dólares y hay que correr, para bien o para mal, con el riesgo del tipo de cambio del dólar frente al euro cuando se recupere la inversión.

En el análisis de 90 años del S&P 500, los años alcistas vencen claramente a los bajistas con épocas de ganancias muy largas como la vivida actualmente. En el año 2008, este indicador estadounidense bajó el 37% y desde entonces ha subido año tras año hasta el ejercicio actual donde, de momento, acumula una subida del 5,8%. Una década entera de subidas ininterrumpidas que habrán llenado los bolsillos de los inversores que apostaron por esta modalidad de fondos.

La década de los noventa trae otro gran periodo de alzas al S&P 500. En 1990 este índice bajó el 3,1% y no volvió a caer hasta 2000 donde empalmó otro dos años seguidos de descenso como consecuencia de la llamada entonces crisis de las puntocom.

Durante los ochenta -felices a tenor de lo que hizo Wall Street- solo hubo un año de caídas, en 1981 cuando el S&P 500 se dejó el 4,7% de su valor. Un repaso a las siguientes décadas hasta 1928 (véase el gráfico) empuja a invertir en fondos indexados a ese índice que ha tenido un comportamiento espectacular.